Cómo comprar una silla ergonómica

Tips para comprar un silla ergonómica

La silla ergonómica es más que un simple asiento. Es un complemento de la oficina, que puede ser tan importante como, incluso, el ordenador y la electricidad. Y es que, a diferencia de los asientos tradicionales, brinda bienestar, comodidad y protección, lo que nos permite trabajar más y mejor.

Pero en un mercado tan saturado de opciones, puede que no sepas por dónde comenzar a la hora de comprar tu silla ergonómica. Pues aquí te contamos algunos trucos y consejos para que sepas elegir la más conveniente, para que tu inversión (sí, hemos dicho “inversión” y no “gasto”) sea la más apropiada y lucrativa de todas.

Por qué invertir en una silla ergonómica

¿Por qué hablamos de inversión? Pues porque la compra de una silla ergonómica es justamente eso: una inversión a la productividad y al bienestar. Una silla de calidad protegerá nuestra espalda y lumbares, permitirá una mejor postura y, con ello, también una mejor respiración y circulación sanguínea. Esto nos evitará problemas médicos posteriores, que significarían más y más gastos en terapias.

Además, la silla ergonómica es más placentera y confortable, invitándonos a su uso por períodos más prolongados. Más tiempo frente a tu escritorio significa más trabajo. Y más trabajo… sí, lo adivinaste: más trabajo significa más dinero.

La mejor silla ergonómica según su uso

No cualquier silla será la más apropiada; todo dependerá de su uso.

Si pasas muchas horas frente al ordenador, entonces debes adquirir una silla que te permita una postura erguida, pero una altura adecuada para la ubicación de tu pantalla, monitor, o laptop. También debes tener en cuenta la altura del escritorio o de la mesa.

En cambio, si la silla estará en tu despacho del hogar, donde te relajas escuchando buena música o leyendo libros, puede tener la opción de reclinación, y contar con apoyabrazos que permitan mayor comodidad.

La silla ergonómica debe dar buen apoyo y contención a la zona lumbar, en la posición en la que será mayormente utilizada. En el mercado las hallarás más y menos costosas, y con opciones de regular esta envoltura en la zona baja de la espalda, adecuada para una silla multiusos.

Altura de la silla

Una silla demasiado alta deja tus pies colgando, las rodillas (su dorso) demasiado pesados en el borde, y termina por alterar tu circulación sanguínea. En cambio, una silla demasiado baja te obligará a mantener la cabeza erguida, en una pose poco cómoda. Si la mesa es demasiado alta, elige una silla ergonómica de altura regulable, acompañada de un apoya pies que te permita mantener los muslos rectos, paralelos al suelo.

La altura de la espalda dependerá del apoyo que hagas sobre el respaldar de la silla. Si lees, escuchas música, recibes a clientes o ves la TV, el respaldar debe abarcar toda tu espalda, nuca y cabeza, para reposarse allí. Si la silla es para usar con una computadora, el respaldar puede llegar hasta los omóplatos, hasta los hombros, o más alto, de acuerdo a tu comodidad.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para comprar la silla ergonómica más conveniente, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social