Consejos para Comer Saludable en el Trabajo

Tips para Comer Sano en el Trabajo

Si no aprovechas al máximo el tiempo de almorzar, si consumes cualquier cosa porque vas a un bar y ordenas lo más barato, si “picas” algo mientras estás realizando una tarea, entonces debes saber que eso no es bueno para tu salud. Y a diferencia de lo que muchas personas creen, comer saludable en el trabajo es más sencillo que comer mal.

Los empleos actualmente son muy absorbentes, eso no hay dudas, sin embargo, no tiene que ser una excusa para consumir cualquier cosa o en algunos casos, siquiera probar bocado (los litros y litros de café no cuentan). Puedes comer bien en tu trabajo, gastar menos y preocuparte por tu salud.

Claves para una comida saludable en la oficina

Una de las mejores opciones es preparar una porción más la noche anterior, y lo restante llevarlo a la oficina en un recipiente hermético. En la mayoría de los empleos hay nevera y microondas, por lo que no habrá problemas en refrigerarlo y luego calentarlo. Otra idea es cocinar varias comidas un día a la semana, como puede ser el domingo, y colocar en el congelador en porciones separadas. Eso te hará ahorrar bastante dinero.

Claves para una comida sana en el trabajo. Consejos prácticos para comer sano en la oficina. Cómo mejorar la alimentación en el trabajo

© Depositphotos.com/photographee.eu

Imagen 1. Se aconseja dejar de lado las tareas durante la hora del almuerzo, para que no solo comas sano sino también hagas una buena digestión.

Presta atención a las grasas, fritos e hidratos de carbono y dulces que consumes. Evita aquellos platillos que contengan demasiados aceites y sobre todo, lo conocido como “fast food”. Y cuidado que la comida rápida no sólo son las hamburguesas, las patatas fritas y las pizzas, porque si comemos una ensalada y le ponemos muchos aderezos, también “cuenta” como algo poco saludable. Trata de que el almuerzo sea lo más equilibrado posible, y cambia el menú a diario para poder disfrutar de todos los nutrientes.

Con latas de conserva como de atún al natural, guisantes o maíz, prepara abundantes ensaladas, junto a tomates, lechuga, zanahoria, arroz, apio, cebolla, etc. Si quieres comer postre, que sea una fruta, nada de cosas demasiado pesadas.

Consejos prácticos para comer saludable en el trabajo

Estos tips para comer sano en la oficina son realmente muy útiles, porque tienen en cuenta toda tu jornada laboral y no únicamente el momento del almuerzo. Puedes ir sumando hábitos de a poco hasta cumplir con todos ellos. La diferencia sera notoria en cuestión de semanas. Te sentirás con más vitalidad, más energía, menos cansancio y serás más productivo.

Bebe mucho líquido: Durante las horas que estés en la oficina, bebe agua, té y caldos de vegetales. Los líquidos te ayudarán a eliminar el hambre y te darán saciedad, así no tendrás voracidad al almorzar. Además, te ayudarán a reducir la hinchazón y retención de líquidos, tan frecuente en las personas que trabajan muchas horas sentadas. Evita los refrescos, el café y los zumos industriales.

Ten siempre un snack sano: Así no te tentarás tanto con la bollería u otros alimentos. Podrás aguantar las horas que te faltan para el horario de almuerzo. Las mejores opciones, además de la fruta, son el yogur desnatado, los frutos secos y las tradicionales barras de cereal.

Acompaña de una ensalada: De entrante, una pequeña porción de vegetales crudos es excelente para que tu estómago se sienta saciado, y no comas tanto de otros alimentos, sobre todo harinas o fritos. Debes añadir los condimentos cuando la vayas a consumir. Usa limón o vinagre de manzana en lugar de mayonesa.

Reduce la cantidad de harinas (sobre todo refinadas): Es una tentación comer galletas, panes o tostadas durante la hora del almuerzo, en la mañana o en la tarde. Si quieres comer sano en tu trabajo, prefiere los panes integrales y los que tienen poca miga.

Durante la hora del almuerzo, no trabajes: Por culpa de los smartphones, es muy probable que no termines nunca de desenchufarte de tus tareas. Así, cuando te tomas esos minutos para comer, no revistes el teléfono, mails, llamados, pedidos, etc. Nada es tan urgente como para no esperar 15 minutos. Eso hará que te distraigas y distiendas un poco. Trata de comer acompañado de tus colegas, aunque la premisa ha de ser no hablar de trabajo. Y sino un buen libro es la mejor compañía.

Evita las comidas rápidas y las del tipo buffet. Si bien es cierto que estos restaurantes son más asequibles, también nos “obligan” a comer de más. Lo mejor es ir a un sitio donde pagues por lo que te sirven, prueba los establecimientos donde ofrezcan menúes ejecutivos más saludables, que incluyan ensaladas, tartas, sopas, etc.

¿Quieres comer sano en la oficina? Empieza hoy mismo a cambiar tu alimentación. En poco tiempo, te darás cuenta que ya no te sientes pesado al regresar al escritorio y que hasta habrás bajado un poco de peso.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para Comer Saludable en el Trabajo, te sugerimos que visites nuestra sección Nutrición y Alimentación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social