Consejos para combatir la retención de líquidos

Cómo tratar la retención de líquidos

La retención de líquidos, que en un principio (y si es leve) no se considera como una patología, puede tener su origen o ser síntoma de cardiopatías, como podría ser la hipertensión arterial, entre otras.
Los expertos aseguran que la clave para tratar adecuadamente la retención de líquidos está en saber las causas de la misma, por lo tanto es de suma importancia darles un seguimiento profesional.

Las mujeres son el colectivo más aquejado por este padecimiento, pero está presente en un alto porcentaje en personas de todas las edades.

¿Cómo se produce la retención de líquidos?

En primer lugar, hay que saber que la retención de líquidos se produce por la imposibilidad del cuerpo para eliminar las sustancias líquidas que se concentran en su interior. Las investigaciones consideran retención cuando los niveles superan el 75% de líquidos sin eliminar.

El problema se produce cuando nuestro complejo sistema de hormonas, que es el encargado de lograr el equilibrio entre los líquidos que ingresan a nuestro cuerpo y los que salen, por algún motivo no pueden lograr dicha regulación. Como buen desajuste orgánico, la retención de líquidos no está exenta de síntomas. Entre los que más se pueden manifestar se encuentran el malestar general, cansancio, debilidad, aumento del volumen corporal, y hasta palpitaciones.

Los casos que no se estudian en profundidad pueden llevar fácilmente a confusión a los médicos, quienes suelen confundir esta problemática con un tema de sobrepeso, y las dietas que se aplican para combatir el diagnóstico erróneo agrava el problema.

Causas de la retención de líquidos

Entre las causas más comunes que producen retención de líquidos podemos distinguir:

  • Una alimentación carente de proteínas y nutrientes, con exceso de sal y alcohol.
  • Un ritmo de vida donde el protagonista es el sedentarismo.
  • Cambios hormonales significativos como el embarazo y la menopausia.
  • Dolencias de origen hepático, cardíaco o renal, que provocan acumulación de líquidos en los tejidos.
  • Efectos secundarios derivados de algunos medicamentos

Cómo combatir la retención de líquidos

  • Pon en actividad tu cuerpo: Mediante actividades como caminar, montar en bicicleta, nadar o cualquier otro ejercicio en el que las piernas tengan movimiento, puesto que activa el trabajo de los riñones.
  • Activa tu vejiga dentro del agua: Sea en el mar, piscina o bañera. Se trata de mover las piernas para que los músculos bombeen los líquidos hacia la vejiga. La presión del agua propiciará la expulsión a través de la orina.
  • Bebe suficiente agua: Entre un litro y medio y dos litros diarios, aún sin sed. El agua presionará internamente al resto de líquidos estancos para empezar a expulsarlos.
  • Consume diuréticos vegetales y en base a hierbas: Hablamos de infusiones de perejil, hojas de olivo, cola de caballo, puerros en caldo, espárragos y pepinos. El secreto de estos alimentos es que aumentan la producción de orina.
  • Haz una dieta rica en proteínas.
  • No renuncies al descanso: A pesar de tu ritmo de vida, descansa 8 horas por las noches y una hora después de comer (si es posible).
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para combatir la retención de líquidos, te sugerimos que visites nuestra sección Enfermedades y prevención.

Esta nota te fue útil?
10 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social