Ahorrando en restaurantes

Ideas para ahorrar al comer en restaurantes

Sabemos que es importante ahorrar pero, al mismo tiempo, también es necesario mantener pequeños gustos que nos permitan el descanso, la relajación y en entretenimiento, lo que es ampliamente beneficial para nuestra salud mental, emocional, y también para nuestra salud física como consecuencia de las dos primeras.

Si nos gusta cenar fuera, no debemos privarnos de ello. Vestirnos un poco mejor, ser atendidos con todos los honores, disfrutar de una delicia preparada por un destacado chef nos convida una sensación de bienestar como pocas. Sin embargo, ir a un restaurante una vez por semana no sólo convertiría a este hecho singular en una costumbre, sino que también atentaría contra nuestro presupuesto y ahorros.

Por ello, hemos establecido un plan que nos permita comer en un lindo lugar una vez por mes, o una vez cada dos meses. Así, podremos disfrutarlo incluso más, haciendo de un hecho casi habitual una noche especial. Y aún hay más noticias buenas: incluso dándonos este lujo podemos seguir ahorrando al ir a un restaurante.

Hay muchas formas de hacer rendir nuestras comidas, ya sea en sitios lujosos o de paso. Simplemente debemos actuar a conciencia, aprovechar nuestros recursos, y destinarnos a pasar un buen momento con linda compañía.

Ahorrar en un restaurante: Compartiendo la cena

Las porciones de restaurantes, así como en sitios de comidas rápidas, sándwiches y demás, suelen ser bastante rendidoras; de hecho más de una vez terminamos de comer sintiéndonos demasiado llenos y hasta incómodos. Por ello, una buena solución es compartir el plato.

Al hacer tu pedido, en lugar de dos enormes platos de pasta que ninguno logrará terminar, pidan uno “para compartir”. Pueden hacer lo mismo con todo tipo de platillos. Si el mozo se negara o fuese imposible, pidan un platillo y un plato vacío, para hacer la separación en la mesa. Si piensan que será insuficiente, aprovechen la canastilla de pan y la mantequilla que se suelen ofrecer mientras esperan a que la comida sea elaborada.

Ahorrar en un restaurante: La bebida

Puede que quieran pedir un costoso vino, y si el presupuesto lo permite. O bien pueden reemplazar por comer con simple agua fresca, y finalizar la velada con cava o espumante. También recuerda que muchos sitios ofrecen servicio de “descorche”, esto es cuando tú llevas el vino y el restaurante te cobra una pequeña suma por ello. Puedes aprovechar, en especial si consigues tu vino favorito sin el sobreprecio de los restaurantes. 

También evita los aperitivos y las bebidas antes de la cena, ya que se trata de costosas copas. En lugar de ello, tomenlo en casa antes de ir al restaurante si les apetece.

Ahorrar en un restaurante: El postre

Los postres en los restaurantes son deliciosos, seguro, pero también son demasiado costosos. Puedes evitarlos tomando el café y el postre en otro sitio, menos costoso, como una pastelería. Otra idea es disfrutar de un rico postre en casa, al regresar, ya sea preparado por ti o comprado en grandes tiendas a mitad del precio.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para ahorrar en restaurantes, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social