Tips para ahorrar en los gastos del bebé

Consejos para ahorrar en los gastos del bebé

Traer un hijo al mundo es una experiencia maravillosa, sin igual con ninguna otra que puedas vivir. Pero desde un punto de vista más “actual”, también es una de esas circunstancias en la vida que atentan contra nuestros ahorros, y que suman numerosos gastos inevitables. Para que tu bolsillo sienta la misma felicidad que siente tu corazón en este momento, aquí te proponemos algunos buenos tips para ahorrar en los gastos del bebé.

Gastos indispensables (y cómo reducirlos)

Los pañales son, tal vez, uno de los gastos más conocidos en lo que respecta al cuidado infantil. Y si bien podrías utilizar pañales de tela, lavarlos, secarlos al sol, desinfectarlos y así ahorrar toneladas de dinero, lo cierto es que el estilo de vida actual hace muy difícil esta tarea: las mamás de hoy no tienen el tiempo (y a menudo tampoco la energía) para hacer este acto eco-amigable que nuestras abuelas conocían como única opción. No hay vergüenza en ello, es sólo la manera en la que vivimos la actualidad.

Pero hay buenas noticias: sí se puede ahorrar en la compra de pañales descartables, y hay diversas formas de lograrlo. Una de ellas es la compra por cantidad, directo de fábrica cuando se pueda o, de lo contrario, en las tiendas especializadas. Si bien requiere de una alta inversión inicial, comprar por bulto cerrado es una manera de reducir el costo por unidad. Si el costo de la compra excede el de tu presupuesto, puedes quedar en conjunto con otros recientes padres, y comprar por menos dividiendo los gastos. También hay tiendas online que ofrecen precios con descuentos, y la suscripción a “clubes” online y presenciales puede ofrecerte buenos ahorros en pañales y otros insumos. Analiza tu mercado local y seguro hallarás formas de ahorrar.

La alimentación del bebé, hasta los 6 a 8 meses de edad, debiera ser sólo con leche materna, que estimula el crecimiento de tu niño o niña, y le da todos los nutrientes que necesita para tener salud y bienestar. A partir de ese momento, e incuso antes que eso, es habitual que se integre la fórmula (leche preparada) si mamá debe regresar al trabajo o por otras condiciones. Pero si tienes aún producción de leche, y tu hijo la acepta, procura mantener la alimentación de papillas complementada con leche materna: es bueno para el pequeño, y bueno para tus ahorros.

Si los tiempos no permiten la lactancia en directo, invierte en un extractor de leche y conserva los biberones en el refrigerador. Si conservas la leche en biberones cerrados, esterilizados y en el frío (incluso puedes congelarlos) durarán mucho tiempo, y evitarás la compra de fórmula, que es algo costosa.

En lo que respecta a los alimentos semi sólidos, lo mejor es prepararlos en casa usando frutas, vegetales y carnes magras bien cocidas, de buena calidad. No sólo ahorrarás en el costo de la compra, sino que son muy fáciles de elaborar y también te alejarás de ciertos químicos y conservantes en los alimentos no regulados.

Otros gastos que puedes optimizar

Si en tu sitio de trabajo hay guardería, aprovéchala. Ahorrarás en el pago mensual de un centro de cuidados infantil o de una niñera privada, y además, tu bebe estará al alcance de tu vista en cualquier momento. Más seguridad, y más ahorro. Si no hubiera guardería, contar con una niñera será fundamental para las mamás y papás que trabajan: en este caso puedes quedar con tus amigos, vecinos o hermanos con niños, y organizar un centro de cuidados infantil en tu propia casa, con una misma niñera al cuidado de dos o tres niños de distintas edades.

En lo que respecta a la ropita de tu bebé, seguro que querrás que vista a la moda, con prendas exclusivas y divertidas, pero estas suelen ser costosas. No subestimes el paso de familia en familia de las ropas de los bebés: verás que los pequeños las usan sólo algunas semanas y luego han crecido demasiado. Queda con tus amistades más cercanas para ir intercambiándose las prendas de los bebés, y confía también en la compra de marcas menos conocidas: suelen tener gran calidad, pero carecen del enorme presupuesto de las primeras marcas para publicidades, tiendas y demás. Sólo revisa que sean de puro algodón, sin costuras ni elementos que puedan desprenderse, y ahorrarás mucho sin rescindir confort. Lo mismo puede aplicarse a los juguetes, equipamiento y accesorios de uso cotidiano.

Como ves, hay muchas maneras de ahorrar en los gastos del bebé. Sólo debes investigar en tu mercado local y aliarte con otros recientes padres y con tus personas más cercanas para optimizar los costos entre todos, para que los niños tengan siempre todo lo que necesitan sin que los padres y madres queden en bancarrota.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para ahorrar en los gastos del bebé, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social