Comer rico sin gastar de más

Ahorro y comida casera

Bien sabemos que evitar la compra de alimentos procesados, listos para consumir, y reemplazarlos por sabrosas comidas caseras es, además de saludable y delicioso, una excelente manera de ahorrar en lo que respecta a alimentación. Y si buscas fomentar aún más tu ahorro, no te pierdas los siguientes consejos para que tus preparaciones tengan todo el sabor, al menor costo posible.

Ahorro al comprar para cocinar

Compra sólo los ingredientes que utilizarás en pocos días. De este modo, evitarás que los alimentos pierdan su buen estado antes de utilizarlos en la preparación de tus delicias. Además, comprar en el día te asegura que estarán en su mejor estado, más frescos y deliciosos.

En lo posible, compra los vegetales en tiendas especializadas, en lugar de hacerlo en el mercado o en el supermercados. Las grandes tiendas tienen stocks o almacenamientos previos de su mercadería a la venta. En cambio, las pequeñas verdulerías cuentan siempre con productos frescos, incluso a veces cosechados o recolectados en el día, si la región fuese de cultivo y en buena estación.

Cocinando

Al cocinar, respeta las cantidades de ingredientes, los tiempos y temperaturas de cocción. Esto te permitirá evitar gastos innecesarios de recursos, y también evitará que las preparaciones se echen a perder.

Cuando cocines, procura tener sabido de antemano el menú completo. La mejor idea es planificar los alimentos de toda la semana al comienzo de la misma, de modo de poder adquirir los ingredientes necesarios, sin repetir comidas, y a sabiendas anticipadas de los platillos. Esto te evitará las repeticiones, te permitirá una adecuada, variada y saludable alimentación, y te impedirá el gasto elevado de comidas compradas cuando no sepas qué cocinar, o se te haya hecho tarde y no quieras planificar con apuros.

Aprovecha todo para ahorrar

Aunque lo ideal es cocinar en la cantidad justa, evitando el desperdicio y al mismo tiempo las repeticiones del menú semanal, a veces sucede que han ido quedando sobras almacenadas en la nevera.

Nada se desperdicia en una mentalidad de ahorro: puedes crear rellenos de pastas, panes y tartas mezclando sobrantes con algunos ingredientes extra, aprovechar vegetales en salteados, e incluso inventar tus nuevas recetas en sólo minutos.

Haciendo tiempo para no comer de más

Antes de encargar envíos a domicilio o comprar alimentos ya preparados, prefiere siempre cocinar en casa. Es más sabroso, más saludable, y más ahorrativo. Si el hambre está a punto de vencerte, come un bocadillo: un trozo de zanahoria, un cuarto de manzana, unas galletas de agua con queso blanco untable saciarán tu urgencia, sin llenarte demasiado, y permitiéndote esperar con paciencia a que el platillo principal esté listo para ser servido.

Aunque no logres enormes ahorros con estos simples pasos, irás evitando pequeños gastos que se acumularán en algo más significativo al final de cada semana y de cada mes. Recuerda: la idea es meternos en una mentalidad de ahorro, en la que cada centavo cuenta. Además: nada como un platillo de mamá para llenar el cuerpo, y también el corazón.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para ahorrar en la comida semanal, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social