Ahorrar gastos en la heladera o freezer

La heladera es uno de los electrodomésticos de mayor uso a nivel mundial. En nuestros días, es casi imprescindible, y por ello debemos aprender a darle un uso y un mantenimiento adecuados, para procurar su funcionamiento más eficaz, y también para minimizar el riesgo de roturas y gastos por arreglos.

Mantenimiento de la heladera

El mantenimiento físico de la heladera es, entonces, esencial. Debemos asegurarnos de mantenerla limpia, libre de depósitos de hielo, y con su sistema de desagote siempre en buenas condiciones. Para verificarlo, desenchufaremos la nevera y observaremos el tubo de desagote ubicado en su parte posterior. Podemos incluso retirarlo y hacer pasar agua por él, verificando que esté libre de suciedades que obstruyan la circulación. Con un palillo de madera, limpia el orificio de conexión del tubo de desagote y el interior de la nevera. Luego, coloca el tubo en su lugar, y vuelve a conectar la nevera a la red eléctrica.

Mantenimiento del freezer

Por diferencia de temperaturas entre el interior y el exterior, los depósitos de hielo suelen aparecer en el interior de la nevera y el freezer. Para eliminarlos, nuevamente desenchufa la nevera (dando guarda a los alimentos en contenedores que mantengan su temperatura) y coloca un jarro de agua tibia en el interior, para procurar vapor dentro del espacio. Ayudándote con tus manos o con espátulas plásticas (nunca metálicas) retira los bloques de hielo. Luego, limpia el espacio interior, sécalo bien, y vuelve a conectar la nevera. Cuando haya recuperado el frío, vuelve a llenarla con los alimentos. También controla que las puertas posean buen cierre. Revisa que la goma se encuentre en condiciones, para procurar un cierre hermético.

Acomodar los elementos en la heladera para disminuir el consumo

Aunque resulte cómodo, procura no llenar de más la nevera, en especial con botellas que demoran en obtener el frío. Cargar de más la heladera hace que el frío se vea obstaculizado. Así, los elementos contenidos demoran más en enfriarse, y el motor se ve forzado a trabajar de más.

Ubica los elementos en sus sitios correspondientes. La parte inferior de la nevera suele ser la que recibe mayor frío, aunque esto depende del modelo del producto. Revisa el manual del producto para saber qué sector del refrigerador recibe más frío, y coloca los alimentos de modo adecuado. Los condimentos, huevos y bebidas requieren de menos frío. Pon las verduras en el cajón especial, y los fiambres y lácteos en su división correspondiente.

Nunca coloques alimentos tibios o calientes dentro de la heladera, ya que esto obstruye el buen funcionamiento. Procura, en cambio, dejar los alimentos en la mesada, hasta que estén a temperatura de ambiente. Sólo entonces llévalos a la nevera.

Ahorrar adecuando la temperatura de la nevera

Finalmente, adecua la temperatura de la nevera a la época del año. En invierno requiere de menos temperatura, y en verano de mayor frío. Esto facilitará el trabajo del motor. También recuerda dejar un espacio de ventilación para que el motor se refresque con el aire, y no coloques la nevera cerca de elementos que emitan calor, como el termotanque, el calefón, el lavarropas, el horno o el horno de microondas.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para ahorrar electricidad en el uso de la heladera o freezer, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social