Tips de ahorro en la cocina

Consejos para ahorrar desde la cocina

¿Estás buscando potenciar tus ahorros, pero al final del mes no sabes a dónde han ido a dar todos tus ingresos? Pues busca en la cocina: es una de las estancias de mayor gasto en el hogar, y te contaremos por qué, además de darte consejos útiles para evitarlo.

El mal uso de los elementos

El mal uso de los electrodomésticos es una de las mayores razones por las que la cocina tiene tanto gasto. Usar cuchillos desafilados en lugar de peladores para pelar tus alimentos provoca enormes desperdicios. Usar recipientes con ángulos que impiden que aprovechemos hasta la última gota de ese batido también nos hace desperdiciar alimentos. En definitiva, no sólo debes pensarlo dos veces a la hora de elegir tus elementos, sino también tenerlos en las mejores condiciones posibles para aprovechar todo al máximo.

Un consejo extra: Recuerda que mucho del valor nutricional de los alimentos está en su cáscara: prefiere consumirla siempre que puedas, y las que no, úsalas para nutrir la tierra de tu huerto hogareño o de tus canteros.

También presta atención a la cocción. Tanto a los utensilios que uses en ello, como también a las metodologías. El horno puede ser genial para muchos patillos, pero, si puedes, instala rejillas múltiples y prepara comidas simultáneamente, para poder cocinarlas al mismo tiempo gracias a la gran capacidad del horno. Ahorrarás mucho en gas y/o electricidad, y optimizarás el tiempo que pasas en la cocina. También recuerda apagarlo 7 a 10 minutos antes de cumplir con el tiempo necesario, para aprovechar su calor residual, y no lo enciendas para calentar alimentos sino sólo para cocinar: el microondas es tu herramienta más adecuada para sólo dar temperatura a tus delicias.

Ahorro en la nevera

La nevera, refrigerador o heladera, es una gran fuente de gastos en la cocina. Su funcionamiento es algo constante, pues está midiendo la temperatura interna y adaptando el uso del motor para conservar ese nivel de frío interior. Una manera de ahorrar con la nevera es evitar abrir la puerta cada 10 minutos, para que no pierda el frío interno. También verifica (y reemplaza a menudo) los burletes de goma de las puertas, pues un desperfecto en ellos provocará una fuga de frío y la acumulación de hielo y de escarcha dentro.

Con respecto a eso, la formación de cúmulos de hielo, tanto en la nevera como en el congelador, afecta su funcionamiento y sobre exige al motor, haciendo que funcione más de lo necesario. Descongela y haz un mantenimiento adecuado para evitarlos, y dales solución ni bien notes que comienzan a formarse.

Por otro lado, sé eficiente en el uso del refrigerador. Pon los alimentos siempre fríos y nunca calientes al guardarlos, dentro de contenedores plásticos reutilizables para que no dejen malos olores o ensucien el interior. No los acumules hasta el punto de explotar: deja espacio entre los elementos para que pueda circular por allí el aire, de modo de dar más eficiencia al uso de la nevera.

Finalmente, recuerda ubicarla en un sitio adecuado. No debe estar junto a los elementos de cocción que emiten calor, ni junto o frente a una ventana por donde le de el sol directo. Deja una separación entre la parte posterior y la pared, para que el motor pueda ventilarse y refrescarse. Si no puedes cumplir con estas dos condiciones en la cocina, contempla la posibilidad de llevar la nevera a otra habitación del hogar, más adecuada para su mejor funcionamiento.

Ahorrando en la comida

Aunque los precios fueran buenos, nunca compres más de lo que necesitas. Es mejor ir a diario a hacer las compras, que adquirir 10 kilogramos de patatas sólo para que se pongan blandas y ya no sirvan en tu cocina. Guarda los granos, cereales y otros en contenedores plásticos reutilizables, con tapa de cierre hermético, para que no se pongan rancios ni se echen a perder, o sean víctimas de insectos. Así no sólo reducirás el gasto en la compra de lo que básicamente pronto se convierte en residuo, sino que también evitarás que tu inversión se desperdicie, dando más atención a la manera en la que conservas tus alimentos.

Como vimos más arriba, sé eficiente a la hora de cocinar. Una buena idea de ahorrar es aprovechar las ofertas de los alimentos, y cocinar en grandes cantidades para poder congelarlas en contenedores reutilizables. Reducirás el tiempo de cocción al hacer varias comidas simultáneamente, y también evitarás pasar tiempo de más en la cocina.

Para disfrutar de tus alimentos congelados, quítalos del congelador la noche anterior (o a primera hora de la mañana) y déjalos descongelar dentro de la nevera. Unos segundos de microondas bastarán para tomar la temperatura adecuada para su disfrute.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para ahorrar desde la cocina, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social