Cómo ahorrar agua de riego

Tips para ahorrar agua de riego

Hay muchas técnicas que te ayudan a evitar desperdiciar el recurso vital más importante de los que tenemos en casa: el agua. En la enorme mayoría de nuestras ciudades, el agua de los grifos del jardín es igualmente potable, aunque en algunos sectores se disfruta de la fortuna de contar con redes y canales de agua de riego. Esta no se puede consumir, con lo que recibe otros tratamientos que la que sale por el grifo de la cocina. Aprovecha estos recursos cuando los tengas, bien sea tomándolos (con permiso) de los cauces de agua natural y de los canales de riego, o solicitando el abastecimiento municipal de agua para riego y conservándolo en cisternas cuando se pueda.

El agua de lluvia es otro genial recurso para ahorrar en el riego. Dispón grandes recolectores (como los tachos plásticos de 200 litros) colocando una malla plástica por encima, y dejando sin tapa. Esto evitará que las hojas, la suciedad grande y los animales caigan dentro, siendo problemático y poco higiénico. Cuando el clima no fuera de lluvia podrás poner la tapa, para evitar la evaporación. Y cuando haya sequía, sólo toma el agua de estos contenedores colocando un grifo en la parte inferior, o bien con una manguera y la succión de vacío.

Más ideas para optimizar el riego

Una forma de efectivizar el riego y permitir un mejor aprovechamiento del agua es regar a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, cuando ya no haya sol directo. Esta técnica hace que el agua se absorba mejor y se distribuya de modo más parejo en la tierra, reduciendo al mínimo las probabilidades de evaporación y de quema de las hojas y especies superficiales por el efecto lupa que las pequeñas hojas de agua hacen al captar los rayos solares.

También para evitar la evaporación, así como para aislar la tierra y los cultivos del calor y del frío extremos, es necesario crear un colchón de aire sobre la tierra. Puedes lograrlo de un modo decorativo, como colocando piedras de río, corteza de árbol triturada, arena de gatos o muchos otros, o simplemente dejando sobre la tierra de tus canteros las hojas secas que caigan de los árboles.

Cómo reutilizar el agua

Otra buena idea de evitar el consumo de agua en el hogar, y al mismo tiempo limitar la cantidad usada para el riego de nuestras plantas, es recuperarla de otros usos. Ya que el agua de las cubetas con las que lavamos el coche y otros tienen restos de productos de limpieza, no sería adecuada para el riego del jardín. Por otro lado, si aplicas la técnica de la batea o la cubeta de agua para remojar los trastos en el fregadero o sobre la máquina lavavajillas, sí podrás recuperarla. Además, tendrá pequeños restos de alimentos que podrían ayudar a nutrir la tierra y alimentar a los insectos beneficiales de nuestro jardín.

También puedes recuperar el agua de la cocción de pastas, arroz, vegetales y algunos más. Cuela los alimentos sin botar el agua, y déjala enfriar, para darle a tus canteros y tiestos un shock nutricional en un riego responsable.

Recuerda que toda gota de agua cuenta a la hora de ahorrar y de, al mismo tiempo, cuidar en entorno. Si te sirves un vaso de agua y ya no vas a terminarlo, no lo botes por el caño: consérvalo en una cubeta para usarlo luego, o vuélcalo en tus tiestos.

Con consejos simples harás un uso eficiente del agua que te permitirá hacer tu aporte con el cuidado del entorno y, en el hogar, reducirá tu consumo de agua de riego.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para ahorrar agua al regar las plantas, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social