Ahorrando agua en la cocción

Tips para ahorrar agua al cocinar

En la mayoría de nuestras ciudades, las zonas residenciales obtienen el agua de una red corriente que suministra sin medición de consumo, con un gasto fijo mensual. En otras, en tanto, existen medidores que determinan el consumo del hogar, y también su monto de pago mensual. Sea cual sea el tipo de suministro de agua de tu residencia, el ahorro de agua no sólo responde a una cuestión económica, sino también a una mentalidad de evitar el despilfarro y el malgasto, en especial cuando se trata de un recurso totalmente indispensable para la vida misma como lo es el agua potable.

Aprovecha el calor

Además de ahorrar agua, debes ahorrar en el sistema de cocción, sea eléctrico, a gas o incluso a leña. Para ello, recuerda, los principios básicos para calentar el agua de cocción de la manera más efectiva:

  • Utiliza ollas, cacerolas y elementos de fondo grueso; estas distribuyen mejor el calor y lo conservan, minimizando la necesidad de uso durante la cocción
  • Mantén la olla o recipiente de cocción tapado totalmente mientras calientas el agua, para que el calor interno sea mayor y se llegue al hervor más rápidamente. Al cocinar, puedes destapar del todo o dejar semi destapado, moviendo la tapa hacia un lado;
  • La llama o la superficie de calor no debe ser más grande que la base de la olla o cacerola, pues este calor se escapa por los laterales y se desperdicia. Es mejor que la llama o que el espiral de calor quede siempre unos dos centímetros por dentro de la base de la olla.

Recuerda que hay alimentos que requieren un comienzo con agua hirviendo (como las pastas, por ejemplo), mientras que otros deben comenzar con el agua fría (como los huevos cocidos). Conoce bien los detalles de la cocción antes siquiera de preparar tus ingredientes, para asegurarte de aprovechar al máximo todos tus recursos.

Aprovecha el agua de cocción

Planifica tu menú de acuerdo a los tipos de cocción: todo al horno, todo en agua y demás. De este modo, podrás aprovechar los recursos en una variedad de platillos. Por ejemplo, cuando ases carne acompaña con vegetales a la parrilla; cuando prepares pollo al horno acompáñalo con vegetales horneados, y cuando prepares platos que se cuecen en agua o vapor, elige complementos que también compartan este método de cocción.

Al preparar la comida, asegúrate de comenzar por los ingredientes que requieren mayor tiempo. Por ejemplo, si preparas una sopa de vegetales, coloca en el agua ya caliente primero las patatas y los boniatos, luego zanahorias y granos verdes, y al fianal las cebollas, pimientos y demás, pues así todos los ingredientes tendrán suficiente tiempo de cocción, sin malgastar calor ni agua.

Reutiliza el agua donde cocinas para evitar malgastar. Por ejemplo, calienta el agua con la olla tapada mientras pelas y cortas patatas. Cuando las pongas a cocinar, agrega unos huevos al agua, para cocerlos simultáneamente. Luego, retira las patatas y los huevos con una espumadera o espátula ancha, y aprovecha este mismo líquido para preparar otros vegetales, sopas, caldos y demás. El agua tomará el sabor y las propiedades de todos los alimentos, y evitarás el desperdicio de un recurso tan indispensable.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para ahorrar agua al cocinar, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social