Consejos para administrar tus finanzas luego de la independencia

Consejos para administrar tus finanzas luego de la independencia

Demasiada libertad puede hacer que los límites se desvanezcan y tus gastos se vayan por las nubes. Aprende a administrarte en tu independencia.

Cómo administrar tus finanzas siendo independiente

Manejo de finanzas cuando eres independiente

Terminas tus estudios y te enfrentas a toda una vida nueva. Comenzaste a trabajar, reuniste algo de dinero, y te has independizado, en tu propia casa, con tus propias reglas, y con la libertad que siempre soñaste. ¿Y ahora?. ¿Cómo piensas administrar tus finanzas siendo el único responsable?.

Pues sencillo: pensándolo bien. Debes dar prioridades a tus gastos, cumplir con los vencimientos de los indispensables, y todo en sencillas acciones, siguiendo consejos útiles que te permitirán administrarte ante esta, tu independencia.

Anota gastos e ingresos

Contempla tus ingresos, ya sean salariales, como también otros eventuales. Anótalos en un cuaderno para tenerlos en mente. En otra página, escribe en una lista tus gastos fijos, y su costo mensual o semanal. Estos serán los de vivienda, como la renta o la hipoteca, y también los servicios del hogar y los gastos indispensables, como comida, transporte y algunos más.

Consejos para administrar tus finanzas luego de la independencia
Procura tener un plan de ahorro para emergencias

"Al independizarte en tu nuevo hogar, administra tus servicios según tus necesidades primero, y tus gustos por último."

Al independizarte en tu nuevo hogar, administra tus servicios según tus necesidades primero, y tus gustos por último. Servicios como televisión por cable o televisión satelital, teléfono de línea terrestre, o algunos otros como membrecías a gimnasios, clubes o entidades, son gastos que puedes considerar como anexos, ya que su carencia no altera tu independencia. Una vez que te acomodes con tus gastos o que tus ingresos aumenten, podrás contratarlos.

Ahorra para emergencias

Procura tener un plan de ahorro para emergencias. Recuerda que ahora vives solo, y debes estar preparado para eventualidades, como reparaciones por roturas, o gastos anexos como de salud, transporte, traslados y otros.

También contempla tu retiro o jubilación desde el primer momento. Este es un error común que cometen muchos recién independizados: la algarabía de esta vida que comienza los priva de pensar en un futuro que parece tan lejano. Sin embargo, si administras bien tu dinero, podrás ir sumando de a billetes y monedas en pequeños montos a un plan de jubilación, ya sea estatal, privado, o independiente. Recuerda estas palabras: Cuando llegue el momento, te sentirás aliviado de haber tomado esta sabia decisión.

Invierte

Evita solicitar créditos y préstamos. En cambio, planifica presupuestos y administra tus gastos, recortándolos en lo posible, hasta acomodarte con tus ingresos. Los créditos y préstamos pueden sacarte de un apuro, y son por demás útiles ante emergencias, pero si se trata de gastos diarios, los costos de devolución serán inadecuados para tus finanzas.

"Ahora eres independiente, y eres quien toma las decisiones. Por ello, actúa con cautela y con inteligencia."

En lugar de “gastar”, procura “invertir”. Las salidas y la diversión son entretenidas, seguro, pero si las minimizas podrás invertir en un coche nuevo, en una vivienda propia, o en numerosos bienes, productos y servicios que, a la larga, será mucho más beneficial. Planifica y actúa con anticipación, sin esperar a que lleguen los contratiempos y sin confiarte en futuros ascensos y promociones del trabajo.

Y es que ahora eres independiente, y eres quien toma las decisiones. Por ello, actúa con cautela y con inteligencia, y augurarás para ti una vida mucho más placentera.