Seguridad en el uso de la banca móvil

Consejos de seguridad al usar la banca móvil

La banca móvil y por internet son dos prestaciones que podemos aprovechar desde hace relativamente poco tiempo. Son un servicio cómodo y apto para nuestro estilo de vida actual, pero también es una enorme fuente de peligros, que incluyen sustracción de fondos, robo de identidad y operaciones fraudulentas.

Para configurar el acceso a la banca móvil (desde celulares y dispositivos) debes ingresar a la página web o ir al banco donde tengas la cuenta, y crear tus claves y registros. Luego, tendrás que descargar o activar el sistema en tu dispositivo, y verificar siempre que se trate de sitios seguros, mediante los códigos exhibidos. Nunca utilices la banca móvil desde dispositivos desconocidos o ajenos, pues podrían capturar tus datos sin que siquiera lo sepas. Incluso en el ordenador o la tableta de un amigo: la configuración del sistema podría almacenar la información, y quedarías expuesto.

No confíes cuando se trata de tu seguridad financiera. Aunque conozcas a esa persona desde hace años, aunque se trate de tu propio hijo, conserva la clave de acceso y la información de seguridad sólo para ti. Puedes dejarla asentada en una caja de seguridad o decírsela a tu pareja, por eventualidades. Pero no divulgues tu contraseña, códigos, ni tampoco tu estado financiero a nadie: nunca sabes quién puede estar escuchando.

En lo que respecta a banca móvil, siempre protege la pantalla al ingresar el código o la contraseña, y no exhibas abiertamente los balances y estado financiero en sitios públicos, en el tren, o en donde sea: detrás de ti puede haber un mirón al acecho.

Configura la seguridad en tu dispositivo

En las webs y en las apps de móvil y online puedes determinar configuraciones que serán de utilidad. Por ejemplo, define una desconexión automática luego de una cierta cantidad de minutos sin uso, un tiempo corto. De este modo, si te olvidas el sistema abierto en la pantalla o si hubiera algún tipo de inconveniente, sabes que se desconectará automáticamente. Hay quienes eligen no hacerlo por la incomodidad de tener que volver a introducir la contraseña para el acceso, pero piénsalo así: vale más la pena tener que escribir 15 veces los códigos, que ver tu cuenta súbitamente vacía por manos ajenas.

Recuerda que también los dispositivos y plataformas exigen (o a veces sólo recomiendan) cambios periódicos en la contraseña, la que debería ser un código difícil de descifrar. A veces son letras y números, aunque mayormente se trata de números. Evita elegir seguidillas provenientes de las fechas de nacimiento u otras importantes de cualquier miembro de la familia, además de la numeración de tu casa, teléfonos y otros fáciles de adivinar. Cámbiala periódicamente, para mejorar tu seguridad, y configura los sistemas para que no almacenen ni recuerden contraseñas e información.

Finalmente, no ingreses a banners, publicidades ni enlaces desde tu banca móvil u online, pues estarías saliendo del sistema seguro sin proteger tus datos. Al respecto, recuerda tampoco conservar ni llevar contigo papeles o anotaciones con tus claves bancarias e información semejante.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos de seguridad para usar la banca móvil o por Internet, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social