Consejos de ahorro para no malgastar en viajes al extranjero

Si vas a viajar al extranjero, estos consejos te serán muy útiles para no malgastar dinero

Tips para ahorrar en viajes al extranjero

Organizando un viaje al extranjero sin gastos de más

Sea por negocios o por placer, los plazos de permanencia en el extranjero pueden ser una oportunidad genial para practicar simples técnicas de ahorro, y también evitar el gasto excesivo teniendo en cuenta útiles consejos como los que te proponemos en esta nota.

Consejos de ahorro para no malgastar en viajes al extranjero
Planificar es la clave. Cuanto antes comiences a definir los detalles de tu viaje, más opciones y beneficios podrás aprovechar

Planificar es la clave. Cuanto antes comiences a definir los detalles de tu viaje, más opciones y beneficios podrás aprovechar en el precio de la compra de pasajes aéreos o terrestres, y también en el alojamiento. Aprovecha la web aquí: verifica y envía consultas sobre precios en la temporada del viaje, y haz las reservas con suficiente anticipación. Consulta si se necesitan depósitos de reserva y cómo son las metodologías de pago y facturación, en especial si hay gastos que corran por cuenta de la empresa o de tu sitio de trabajo.

Ahorro en alojamiento

Prefiere un lugar con menos lujos pero más beneficios, si esas fueran tus opciones. Solicitar servicio al cuarto es costoso, a diferencia de un hotel con cocina abierta o con mesa y kitchenette donde puedas preparar tus bocadillos. Si no tienes esa opción, aprovecha la media pensión o pensión completa del alojamiento; si sólo tuvieses desayunos incluidos, ni bien llegues pregúntale al conserje y a las mucamas (son quienes saben más de este asunto) dónde hay restaurantes accesibles cerca del hotel: te dará la posibilidad de ahorrar en tus comidas y también de conocer la ciudad si estás con poco tiempo y en un viaje de negocios.

Evita las compras de comidas y bebidas impulsivas. Empaca tus bocadillos ya preparados o compra en bolsas grandes, para llevar en tu bolso a lo largo del día. Recuerda que en cada atracción habrá buena cantidad de vendedores ambulantes y tiendas dispuestas a tentarte con bocadillos poco saludables y por demás costosos. Prefiere beber agua embotellada (para calmar la sed, en lugar de provocar más) y los bocadillos saludables, incluyendo frutas frescas.

Cuidado con las tarjetas, los recargos y las extracciones

Los cheques de viajero son una opción ideal de seguridad en lo que respecta al dinero. Recuerda que cuando pagas con tarjetas de crédito y de débito en el extranjero, hay muchos cargos que pueden serte impuestos por parte del banco o proveedor del servicio financiero. Consulta en el Ministerio o en la página web del prestador del servicio sobre qué cargos se imponen, y cómo salvarlos (a veces las extracciones tienen cargos, al igual que las compras en cuotas, pero no las compras directas).

Evita el retiro de dinero en cajeros automáticos: estos tienen costos altos, indefectiblemente, y además, te obligan a cargar con el dinero en el bolsillo. Ello te expone a dos peligros: los robos o pérdidas, y las compras impulsivas. Lleva sólo lo necesario para tomar un taxi de regreso, comer si vas a salir a cenar, o poco dinero para hacer compras de regalos y recuerdos.

La moneda y el cambio

Al estar en el extranjero, verifica la posibilidad de pagar en la moneda local. Cuando utilizas tu tarjeta, normalmente se hacen transacciones equivalentes en tu moneda de origen, obligándote a sumar los cambios desfavorables a las altas comisiones por uso. Lo mejor es obtener una tarjeta de débito internacional que puedas activar y cargar con lo indispensable antes de tu viaje, para evitar los recargos y los cambios poco beneplácitos para tus finanzas.

Si viajas en grupo o con amigos, hay una técnica genial de aprovechar tu tarjeta de viajero o de débito internacional: ofrécete a pagar por la cena de todos con el plástico, y pide a cambio el dinero en efectivo. De este modo, evitarás las extracciones en cajeros automáticos, tendrás dinero local para uso consciente, y al regresar a casa podrás cambiarlo por tu dinero nacional, aprovechando los cambios favorables.

"Recuerda que cuando pagas con tarjetas de crédito y de débito en el extranjero, hay muchos cargos que pueden serte impuestos."

'

"Si estás en una cena con amigos, ofrécete a pagar por todos con el plástico, y pide a cambio el dinero en efectivo. Así evitarás extracciones en cajeros automáticos."