Cómo Conducir en Terrenos Peligrosos

Tips de Conducción sobre Terrenos Peligrosos

Conducir por las calles de la ciudad tiene sus secretos y técnicas, seguramente, pero se trata de la conducción más convencional y hasta segura. Cuando lo hacemos por terrenos peligrosos, sueltos, húmedos y de características especiales, debemos extremar la precaución y aplicar algunas técnicas que pueden diferenciar un recorrido peligroso, de un andar confortable y seguro.

Cómo Conducir en la Nieve

La nieve es sin dudas un terreno peligroso. Al conducir sobre este suelo debes hacerlo en una velocidad baja, y en un tránsito suave. Evita realizar maniobras, giros pronunciados o frenadas bruscas. Si conduces lento, evitarás la necesidad de reacciones violentas, como frenadas o volantazos para evitar obstrucciones en el camino. Sin embargo, tampoco debes conducir a una velocidad demasiado lenta, pues podrías quedarte atascado en zonas de "polvillo" o nieve suelta.

Transita siempre con luces bajas encendidas, evitando usar los faros antinieblas, pues podrían reflejarse en el piso y enceguecerte. Si el clima está acompañado por neblina o por una nevada, conduce con las balizas encendidas, para alertar a los demás coches de tu presencia.

Cómo conducir sobre hielo

En este caso, cuando la nieve se haya congelado o haya hielo sobre la calzada, lo mejor es evitar la conducción por completo, esperando la llegada del sol para hacerlo. Si es indispensable, conduce con cadenas para hielo, siempre a velocidad lenta y, de ser posible, en tracción reducida para bajar el centro de gravedad del coche.

También transita con luces bajas encendidas sobre este terreno peligroso. Para frenar, evita hacerlo accionando el pedal bruscamente. En lugar de ello, procura frenar minimizando la marcha utilizando los cambios de tracción.

Cómo conducir sobre ripio y piedrecillas

Al conducir sobre un terreno peligroso con piedras sueltas o ripio, hazlo a baja velocidad. Las piedrecillas obligan al movimiento de las ruedas, por lo que debes transitar con mucha atención, y ambas manos sujetando el volante con firmeza. Es buena idea circular con doble tracción, si tu coche tuviese esta característica.

Evita frenadas bruscas y giros pronunciados con el volante, pues esto haría resbalar el coche y perder el control. Elige las zonas más aplanadas para conducir, evitando pasar por montículos de piedras, pues esto haría que las ruedas se atasquen y giren en falso. Si esto ocurriera, debes descender del coche y apalear las piedras delante de las ruedas, para procurar que haya tracción.

Cómo conducir en caminos de barro

Los caminos de barro son también peligrosos como los de ripio, aunque la humedad del terreno lleva a la situación un paso más allá en lo que respecta a prevención. La velocidad de aceleración será apenas mayor (aunque seguirá siendo baja, suave y estable), pues conducir demasiado lento puede hacer que el vehículo se hunda en el barro y las ruedas giren en falso. En este caso, debes colocar palos o las alfombrillas de goma del coche debajo (y delante) de las ruedas de tracción para permitir el movimiento.

Evita los giros cerrados, tomando las curvas lo más abiertas posible. Si vas a frenar, procura hacerlo suavemente o por la acción del motor y la caja de cambios: las frenadas de pedal harían que el vehículo se saliera de control, dejándose llevar por la inercia de la conducción.

En casos donde se conduce sobre estos terrenos peligrosos, es buena idea hacerlo en tracción reducida o doble tracción, en especial en caminos de barro con inclinaciones y pendientes.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Conducir en Terrenos Peligrosos, te sugerimos que visites nuestra sección Educación vial.

Esta nota te fue útil?
10 valoraciones.
El 80% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social