Cómo comprar árboles

Compra de árboles

Ya sea para cambiar algún ejemplar que se haya secado o para colocar un nuevo ejemplar en algún lugar de nuestro jardín, la compra de un árbol debe ser llevada  acabo de manera conciente y no rápida y apurada.

Muchas personas creen que los árboles, por ser plantas grandes, no deben requerir de demasiados cuidados a la hora de ser plantados, pero es una creencia muy equivocada.

Consejos para comprar árboles

Toda planta, por más pequeña o grande que sea, posee raíces que sufren en cada trasplante que se lleve a cabo. Al igual que en otras especies, hay que conocer cual es la mejor manera de comprarlos, en que épocas y como saber cuales son los más sanos de todo el conjunto.

Entonces, antes de adquirir un árbol, dos recomendaciones muy importantes:

  • Que el árbol este bien “sanito”, es decir, que no observemos heridas, ramas u hojas rotas, que no hayan huequitos en el tronco y ramas, hojas manchadas, etc.
  • Que el árbol esté bien formado y proporcionado.

Cuando vayamos a comprar el árbol, es muy probable que nos encontremos con muchos ejemplares, pero hay que tomarse el tiempo necesario para poder elegir el mejor del grupo. Para mala suerte de los que no sabemos mucho, hay muchos árboles de mala calidad a la venta del público.

A los árboles los podemos encontrar en diferentes presentaciones: a raíz desnuda, con cepellón  con maceta.

Raíz desnuda. Los árboles a raíz desnuda, es una planta que se extrae de la tierra del vivero sin cepellón ni nada, es decir, con las raíces al aire. Los árboles que pueden adquirirse de esta forma, son aquellos de hoja caduca, y solo pueden comprarse en invierno, que es cuando no tienen hojas. Si lo compramos de esta forma en otra época del año, el árbol morirá al poco tiempo de ser plantado. Hay que controlar también que las raíces estén frescas y no resecas.

Este tipo de presentación es más económica que las otras y si se compra en le época adecuada, suelen adaptarse al nuevo suelo sin inconveniente.

Cepellón. Los árboles con cepellón se sacan de la tierra del vivero, pero con tierra adherida a sus raíces, y luego de sacado, se envuelve este cepellón en bolsas para que no se desarme.

Estos árboles tienen un mayor porcentaje de arraigo que los de raíz desnuda.

Maceta. Los árboles en maceta vienen con una maceta generalmente de plástico o bolsas de plástico,  lo que permite que su cepellón esté totalmente intacto.

Estos árboles tienen un muy buen arraigo a la tierra y son muy pocos los ejemplares que se secan, ya que no son sacados de la tierra y no sufren este tratamiento.

En este caso, hay que comprobar que el árbol no haya sido sacador escientemente de la tierra y colocado en la maceta. Por desgracia, muchos engañan a los compradores con carboles recién enmacetados que aún no han largado raíces y no se han agarrado bien a la maceta. Para poder comprobar si el árbol ya hace un tiempo está en la maceta, hay que intentar sacarlo, si cuesta un poco, es que es un árbol enmacetado hace tiempo y listo para ser comprado.

Tampoco hay que comprar aquellos árboles en los cuales notamos que sus raíces están saliendo del agujero inferior de la maceta, porque esto quiere decir que la maceta le ha quedado chica y que las raíces se encuentran muy apretadas y lastimadas

Estos dos últimos árboles  se pueden plantar en cualquier época del año, aunque siempre hay que evitar los fríos o los calores muy intensos.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo comprar árboles, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?
12 valoraciones.
El 92% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social