Cómo comprar aparatos de gimnasia

Consejos para elegir aparatos de gimnasia

Ejercitarse y estar en forma para algunos es una obligación, mientras que para otros es un placer. Con las opciones de estos tiempos, ya no hace falta inscribirte en un gimnasio y atender a los horarios comerciales de otros sitios, puedes montar tu propio centro de gimnasia en casa, con toda la eficacia en el proyecto.

Pero no se trata de salir a comprar máquinas y elementos a granel, sino de elegir los aparatos más convenientes de acuerdo a tus gustos y a las actividades que vas a practicar, para no caer en esa situación tan habitual de tener elementos modernos y de vanguardia que en poco tiempo quedan convertidos en percheros, estorbando el paso en las habitaciones.

Comprar aparatos a conciencia

En lugar de seguir las tendencias actuales, opta por los artefactos que te sean de mayor provecho. Hace algún tiempo las máquinas elípticas causaron furor, y miles de personas que buscaban mejorar la figura salieron a desabastecer las tiendas, sólo para notar en pocos días que se trataba de una actividad monótona, poco placentera y hasta dura para el cuerpo. Esto significa un enorme gasto, además de dejarte con un elemento voluminoso que, en lugar de hacerte perder kilos, te hace perder la paciencia.

Evita que esto te ocurra haciendo compras a conciencia. En la gran mayoría de los gimnasios ofrecen una visita gratuita y libre de registro para que pongas a prueba las instalaciones. Aprovéchalo para utilizar sus máquinas y analizar cuáles te son de mayor placer y cuáles definitivamente no quieres usar. Con ir a dos o tres sesiones gratuitas en gimnasios de tu ciudad podrás determinar qué artefacto es el que prefieres: una cinta caminadora, una elíptica, una de abdominales u otras, y en qué estilo la quieres.

Dónde comprar aparatos para hacer gimnasia

Ya elegido el aparato, debes salir a comparar las ofertas del mercado, comprando máquinas nuevas o usadas. Las nuevas serán mejor adquiridas en tiendas deportivas y no en mercados de ramos generales, pues cuentan con mejores precios y sistemas de garantía, además de disponer de paquetes complementarios, servicios técnicos experimentados, y presentar mejores opciones en medios y modalidades de pago.

Por otro lado, el mayor precio no significa definitivamente una mejor maquinaria. Opta por la que te de las prestaciones que necesitas, ni más ni menos: si quieres una caminadora eléctrica, elegir una que controle tu presión sanguínea, glucosa en sangre y te diga el horóscopo del día en una pantalla será más costoso y menos conveniente.

Si decides comprar una máquina usada, aprovecha la reventa por parte de particulares. Consulta la web en los sitios de clasificados gratuitos y los avisos del periódico local, verás que hay muchos que ofrecen sus artefactos no por daños, sino por falta de espacio y poco uso. Podrás ir a ver los artefactos antes de comprarlos, analizándolos y pactando un precio mucho más bajo que el que te ofrecen las tiendas.

Hay quienes escogen comprar las máquinas que descartan los gimnasios, pero te recomendamos no hacerlo, ya que estos artefactos tienen cientos o miles de horas de uso, y ya están en un estado deplorable que requerirá mucho mantenimiento.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo comprar aparatos de gimnasia, te sugerimos que visites nuestra sección Economía y Ahorro.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social