Cómo Tomar el Control de tu Vida

6 Claves para Tomar el Control de tu Vida

Es fácil pensar que los demás tienen la culpa de lo que nos pasa, que no podemos hacer nada para cambiar nuestra situación o que tenemos mala suerte y nunca es el momento adecuado. También es fácil pensar que estás tomando las riendas de tu vida cuando en realidad no es así.

Si estás continuamente quejándote de que no te gusta tu trabajo o tu relación de pareja, o lo que sea que pase en tu vida, significa que has aceptado el papel de víctima o de espectador de tu vida y que no estás siendo responsable. Es muy fácil tener una mentalidad de víctima y darle el poder de tu situación a algo o alguien, pero con eso sólo te sentirás indefenso y sin control, y dejándote paralizado. Según la Dra. Jeffers en su libro "Feel the fear and do it anyway", tener el control de tu vida significa:

1. No echarle la culpa a nada ni a nadie de los que haces, piensas o sientes

Eso incluye tu pareja, los niños, la crisis, tu jefe o lo que tengas en mente. Todos pecamos de eso y la realidad es que sólo tu decides cómo reaccionas ante las situaciones. Sólo tú has elegido estar donde estas, hacer lo que haces y ver las cosas de una forma u otra. Tú has elegido quedarte en un matrimonio que no te hace feliz, o quejarte porque no hay trabajo en vez de ponerte a buscar, o verlo todo negro en vez de salir adelante.

Por supuesto, es mucho más fácil pensar que no es cierto y que los demás son los "malos" de tu película. ¿Esto quiere esto decir que tienes que aceptar cualquier tipo de comportamiento?. En absoluto, pero depende de ti cómo reaccionas ante ello. Sólo tú puedes tomar el control de tu  vida y manejar cómo piensas y actúas, nadie más.

2. No culparte a ti mismo

También es muy fácil pensar que tú eres el culpable de todo, que eres un desastre y que no logras hacer nada bien. La realidad es que tú lo haces lo mejor que sabes y puedes en cada momento según tus razones o circunstancias, y aunque seas el responsable de lo que pasa en tu vida, no tiene sentido culparte. La vida es un continuo aprendizaje y uno lo hace lo mejor que puede.

3. Ser consciente de que no estás tomando el control de tu vida

Siempre hay algún área en la que somos especialmente víctimas o espectadores. Puede ser el trabajo, las relaciones amorosas, etc.

¿Cómo sabes que estas siendo una victima?. Cuando experimentas alguno de estos signos: enfado, culpar a otros, cansancio, impaciencia, celos, envidia, impotencia, tristeza, desconcentración, decepción..., éstos signos significan que hay algo que tú no estás haciendo y de lo que estás culpando a otros. Así que en vez de pensar que fulanito no te hace feliz, ¿por qué no le das la vuelta a la tortilla y piensas qué tendrías que hacer tú para ser feliz en vez de culpar a fulanito?.

4. Ser consciente de los motivos ocultos de tu situación

Aunque no lo parezca, si estás estancado o atrapado en una situación y no haces nada para salir de ella es porque hay algún beneficio del que a lo mejor no eres consciente. Sí, has leído bien. Quizá seguir así te hace sentir seguro, porque te sientes cómodo y no tienes que correr riesgos; o no tienes que demostrar que eres eficiente porque lo que haces lo haces bien, o tienes el cariño y la atención de los demás. Siempre hay algún motivo por el que sigues como estás. Ahora que ya lo sabes, piensa ¿cuál es el tuyo?

5. Decidir qué quieres en la vida y ponerte manos a la obra

Ya hemos hablado en el artículo sobre ponerte objetivos sobre la importancia de decidir lo que quieres y luchar por ello. No vale con aceptar lo que te llegue y luego quejarte; o con esperar a que llegue el trabajo perfecto, el amigo perfecto, la pareja perfecta, la oportunidad perfecta. Es hora de dejar de esperar y tomar el control de tu vida. Sé pro-activo, determina lo que quieres y ve a por ello. No te quedes sentado esperando a que lleguen las cosas, porque puedes pasarte demasiado tiempo esperando...

6. Aceptar que para cada situación hay múltiples opciones/elecciones

Cada día depende de ti, de tu actitud, de cómo decidas empezar el día y cómo decidas sentirte. En tus manos está la elección ante cada circunstancia. ¿Cómo quieres sentirte? ¿qué vas a elegir?

Puedes elegir enfadarte con un amigo porque no hace lo que le pides, o entender que tendrá sus razones y preguntárselo a otro amigo. Puedes intentar cambiar a tu pareja o decidir cambiar tú. Es tu elección. Por supuesto no es nada fácil, tomar el control de tu vida lleva su tiempo, pero lo importante es empezar a cambiar el "chip".

Aida Baida Gil, coach de la profesional, trabaja con mujeres profesionales que quieren decidir el siguiente paso a dar en su carrera profesional, superar el Síndrome del Impostor, y tomar decisiones profesionales con confianza y certeza. Visita www.coachdelaprofesional.com para recibir gratis estrategias para el éxito personal y profesional.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Tomar el Control de tu Vida, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?
8 valoraciones.
El 88% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social