Cómo Ser Siempre Positivo

Cómo Ser positivo Cuando las Cosas Van Mal

Ser siempre positivo puede tornarse algo simple si todo va “viento en popa”, o si “la vida es color de rosas” como dicen los refranes. Pero, ¿qué ocurre cuando tienes en frente un obstáculo muy difícil de superar, muchos problemas (de todo tipo) o no llegan las buenas nuevas?. Allí todo parece más complicado, por supuesto.

Igualmente, es preciso seguir siendo optimista. Si nos basamos en las premisas indicadas al principio, no tenemos que ser positivos sólo cuando nos va bien, sino en todo momento. Siempre habrá algo por lo que agradecer y estar feliz.

La importancia de ser positivo

Cuando estás emprendiendo tienes que enfrentarte a todo tipo de desafíos. Aceptar los retos y también los fracasos es vital para obtener el éxito en los negocios. Puedes aprender a cultivar la positividad con más ahínco cuando nada es como esperabas. ¡Ser optimista en tiempos buenos es muy simple! Pero no te ayuda a superar los obstáculos cuando las cosas son muy cuesta arriba.

Claves para ser positivo a todo momento. Tips para ser positivos y vencer los pensamientos negativos. Cómo despertar el optimismo

© Depositphotos.com/alphaspirit

Imagen 1. Una de las claves para ser siempre positivo radica en aprender a manejar los malos pensamientos.

Las personas tienden a relacionar los fracasos con lo negativo y eso no es tan así. El cerebro está acostumbrado a buscar informaciones malas y almacenarlas rápidamente en la memoria, para que estén disponibles cuando la situación lo amerite. Por ello, es que recordamos más los malos tragos que los dulces momentos.

La buena noticia (recuerda ser siempre positivo) es que la base de datos que tiene el cerebro no siempre es mala, ya que te ayuda a reconocer los problemas y también a afrontar los fracasos. Y como si fuera poco, nos sirve para dirigirnos hacia las mejores decisiones. Eso, claro está, si has aprendido la lección anterior.

No debemos dejar que las equivocaciones nos abrumen y estén constantemente “taladrando nuestro cerebro”. Porque más temprano que tarde, afectarán nuestra actitud, desempeño y autoestima. Si eres siempre positivo, te equilibras. La ecuación es muy sencilla. Puedes encontrar un punto medio donde seas feliz por las cosas buenas y también que estés atento a lo negativo, sin dejar que ello te deprima o te desmotive.

Claves para ser siempre positivo

Tal y como sigues (o deberías seguir) una rutina en el gimnasio, también existen ejercicios que puedes implementar a partir de ahora si quieres aumentar tu positividad. Presta atención a las siguientes claves para ser siempre positivo:

Sé agradecido

No sólo cuando alguien te regala algo (que sería lo más lógico agradecer), sino en todo momento. Agradece por estar vivo, por empezar. Piensa en todas las cosas buenas que tiene la vida, que son muchas más de lo que crees. De esta manera, le estarás dando razones a la mente para dejar de lado los pensamientos negativos, la tristeza, la depresión y la falta de motivación. Puedes tomarte dos minutos a la mañana al levantarte o antes de dormir para agradecer lo que tienes. Sólo echa un vistazo a tu alrededor y te darás cuenta de que la vida es maravillosa.

Di gracias por tu hogar, por tu familia, por la cama donde dormiste o dormirás, por el plato de comida que hay en tu mesa, por la ropa que te viste, por los proyectos que tienes, por las buenas amistades, por los momentos memorables, porque has tenido la posibilidad de trabajar o estudiar, por un llamado o mensaje inesperado, etc. ¿Se trata de conformarse? ¡Por supuesto que no!. Ser siempre positivo es decirle a la mente que si te da mil razones para estar triste, tú le darás mil y un motivos para ser feliz. Almacena recuerdos maravillosos, escribe en un cuaderno cuáles son las cosas por las que estar agradecido y no las olvides.

Habla positivamente para ser siempre positivo

Además de guardar en la mente situaciones gratas, es preciso que tu cerebro reciba otros estímulos optimistas. Puedes usar todos los sentidos. Por ejemplo, oye a las personas que hablan bonito y no a los que se están quejando continuamente. Mira programas de televisión amenos y no noticieros plagados de malas noticias. Y también habla de forma positiva, arma mensajes “subliminales” para tu mente y repítelos todas las veces que quieras y puedas.

También puedes dejarte reflexiones anotadas en el escritorio o pantalla del ordenador. No sólo tienes que leerlas, sino también decirlas en voz alta. Así estarás entrenando a tu cerebro a almacenar cosas buenas. La repetición es fijación, no lo olvides.

Presenta batalla a los pensamientos negativos

Cuando estés imaginando las cosas hermosas que tiene la vida o te encuentres en ese espacio de reflexión y agradecimiento, es probable que haya una “contraoferta”. Empezarán a asaltarte las dudas, los recuerdos que querrías borrar, esos motivos para estar triste. No dejes que te ganen la guerra. Elige de qué manera enfrentarte, si deseas no prestarles atención o si harás un esfuerzo mayor para eliminarlos, siempre con buenas ideas.

Para poder mejorar esta típica situación, una opción es imaginar que tu pensamiento es algo ajeno, míralo en tercera persona, como un espectador. De esta manera, podrás sacarle el lado positivo a cualquier cosa mala que ocurra.

Ser siempre positivo no es una tarea sencilla, quizás creas que no va a funcionar en ti. Cada uno tiene sus tiempos, no se trata de una carrera, mejorarás si empiezas lo antes posible, al menos con el primer paso. Al ver resultados, pasarás al segundo y sin dudas al tercero.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Ser Siempre Positivo, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social