Cómo resolver una crisis de pareja

Cómo solucionar una crisis de pareja

Toda pareja tiene sus altas y bajas, sus días buenos y sus días malos. No existen los que no tengan discusiones, algunas peleas simples. Pero cuando la situación se tensa y se llega a una crisis, debemos saber actuar con algo de apuro, para poner fin a los conflictos o para tomar el camino más benevolente para ambos.

Cómo reconocer una crisis de pareja

Si tenemos discusiones no debemos preocuparnos. Toda dupla de personas, sea de la naturaleza que fuera, tiene diferentes puntos de vista. También la realidad se interpone: cuando el dinero no es el suficiente, por ejemplo, cuando se cocina lo que al otro le desagrada, o cuando no coincidimos en qué hacer una tarde de domingo, es probable que tengamos enfrentamientos sutiles, suaves, que no deben jamás llegar a mayores. Este tipo de conflictos se resuelven hablando con honestidad y cordialidad, para encontrar la mejor solución al problema en cuestión.

Las crisis, en cambio, son situaciones que ya se han extendido en el tiempo. Suelen reconocerse cuando coexiste en las mentes de ambos algunas interrogantes profundas. En estos momentos aparecerán frases como "ya no se si estoy enamorado de mi pareja" o sentimientos adversos para la relación, como el incipiente deseo de comenzar un romance con otra persona, de abandonar el hogar, o de sentirse agobiado como para querer darle fin a la situación.

El diálogo, primer paso para resolver una crisis

Luego de analizar tus emociones, con calma y honestidad hacia tu propio corazón, es fundamental hablar con tu pareja. Si han estado teniendo discusiones y diálogos algo fuertes, procura calmar las aguas antes de hablar. Relájense, respiren profundo, y siéntense a hablar sin interrupciones, sin los hijos ni los teléfonos sonando, en un momento adecuado para ambos en el que ninguno de los dos tenga algo por hacer. De ser necesario, posterguen la charla hasta el momento apropiado, siempre diciéndole a tu pareja que necesitas hablar de los asuntos con calma, y pidiéndole que te indique el momento propicio para hacerlo.

Al hablar sean sinceros, honestos, analicen qué es lo que sienten y cuál les parece que es la mejor opción para resolver el conflicto. La solución puede ser ir a terapia de parejas, hacer actividades juntos, salir con amigos por separado una vez por semana, o quizás separarse para continuar cada uno con su camino. Lo que sea que decidan debe tender hacia lo que es beneficial para ambos, aunque duela, o aunque signifique hacer sacrificios.

Poner empeño en la solución

Una vez determinado el mejor curso de acción, deben ponerse en marcha. Si definen que es necesario hacer una noche por semana de "cita íntima" entre ambos, no pongan excusas y asegúrense de liberar este momento especial, sin interrupciones, agregados, teléfonos ni compromisos. Cumplan a rajatabla la solución a la que se han comprometido, pues de lo contrario no estarían haciendo lo posible por resolver esta crisis de pareja que han sufrido, y que ya no quieren atravesar.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo resolver una crisis de pareja, te sugerimos que visites nuestra sección Parejas.

Esta nota te fue útil?
7 valoraciones.
El 86% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social