Cómo reconocer tu límite para evitar el estrés

Reconocer tus límites para evitar estar saturado

Si tu vida sigue un ritmo frenético, no tienes ni un minuto que perder y estás desbordada de trabajo, este artículo es para ti. Tu situación es mucho más frecuente de lo que parece y, lo que es peor, hoy en día se justifica y casi hasta se exige. Parece que es normal y deseable estar así y si no ocurre, es que no eres una profesional "de verdad".

Es cierto que determinado nivel de estrés es bueno para tu desarrollo, pero aquí hablamos de algo más que eso.
Nos referimos a una situación en la que no tienes tiempo para ti, estás estresada y empiezas a darte cuenta de que así no puedes seguir. O bien ya estás totalmente desbordada y no sabes cómo cambiarlo. Es algo frecuente, y también preocupante, porque esto no para hasta que algo te obliga a parar (una enfermedad por ejemplo) y por supuesto, no queremos llegar a ese punto.

Cómo evitar sentirte desbordado

Entonces, ¿qué puedes hacer cuando tu vida te desborda? Tres cosas:

1.- Reconoce tus límites

No es la vida la que te desborda, eres tú que no sabes poner límites.

Todos tenemos un límite y, aunque no solemos pensar en él, es muy importante conocerlo. De este modo sabrás cuando te acercas a él y podrás hacer algo al respecto. Así disminuirá tu desgaste y estrés. Porque ya sabemos como te afecta esa situación, y no solo a ti sino a los que te rodean también. Y a lo mejor te preguntas, ¿y cómo puedo saber cuál es mi limite?. En el libro "Cómo estar mentalmente equilibrado" (Ediciones B), Philippa Perry comenta que es importantísimo parar de vez en cuando para evaluar cómo te sientes en ese momento, qué piensas, qué haces. No tiene que ser un descanso largo, lo importante es que te acostumbres a analizar cómo te sientes. Por ejemplo, ahora mismo, ¿cómo te sientes? Cansada, aburrida, motivada, contenta, con hambre, sed,... Este el el primer paso para aprender a reconocer cuando estás llegando al límite, y así poder parar a tiempo.

2. Identifica la causa de las prisas

En general, hay tres causantes de que estés siempre corriendo de un lado a otro:

  • Demasiadas tareas para un tiempo determinado que, aunque te encantaría, no puedes estirar.
  • Demasiada gente pidiéndote cosas.
  • Una sensación interna de tener prisa. La sensación de que no puedes parar, de que hay algo más que hacer (que, por supuesto, siempre lo hay), de que no puedes perder ni un minuto...

Identifica cuál o cuales te afectan más.

3. Soluciona el problema

  • Si tu principal problema es el de las tareas, ¿cuál es la solución? Hay varias: delegar, aprender a priorizar, no subestimar el tiempo que te va a llevar una determinada tarea, etc.
  • Si lo que te afecta es la gente, claramente es imprescindible que aprendas a poner límites y a decir que no.
  • Si tu principal problema es la sensación interna de prisa, es más complicado. Algo que ayuda es obligarte a parar varias veces al día, aunque sólo sean cinco minutos. La cuestión es parar tu ritmo frenético y hacer algo que te relaje o simplemente que suponga un parón: leer, escuchar una canción, dar un paseo o hacer el ejercicio que mencionamos antes. Lo importante es que te acostumbres a parar y veas que la vida sigue y que tu te sientes mejor. Esto, que es aparentemente sencillo, cuesta mucho, porque no vas a querer parar literalmente ni un minuto, la cuestión es obligarte.

Además, en todos los casos es imprescindible disminuir tus exigencias y expectativas. Es algo complicado, pero tienes que tenerlo en cuenta.

En resumen, es fundamental que seas consciente de cuál es tu límite y de que sobrepasarlo no es nada bueno. Así que párate a pensar hasta dónde puedes llegar, de cuántas tareas puedes ocuparte sin estar asfixiada, de cuánta gente (o peticiones de gente). Aprende a identificar cómo te sientes en cada momento para no llegar hasta ese punto sin retorno. Y no te engañes, independientemente de lo atareada que estés y las razones que tengas, lo más importante es que eres tú la que tiene que decidir que hasta aquí has llegado, y ponerte a solucionar ese ritmo frenético antes de que algo grave te obligue a parar.

Aida Baida Gil, coach de la profesional, trabaja con mujeres profesionales que quieren darle rediseñar su carrera y que buscan claridad, motivación, acción y resultados. Visita www.aidabaida.com para para recibir su boletín semanal con artículos y estrategias para tu éxito personal y profesional.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo reconocer tu límite para evitar el estrés, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 67% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social