Cómo Organizar un Viaje con un Bebé

La maleta del bebé siempre es mucho más grande que él, y es porque necesitan de muchos elementos diarios. En esta nota una guía completa con todo lo que debes llevar del bebé si te vas de viaje, y consejos para su comodidad y estadía.

Cómo Organizar un Viaje con un Bebé

Qué debes llevar si viajas con un bebé

Antes de emprender un viaje preparamos nuestro plan, armamos con cuidado las maletas y nos embarcamos a la aventura, más o menos organizada, dejando que el destino nos sorprenda en el camino.
Pero cuando viajamos en familia la cosa cambia. Hay ciertos recaudos que debemos tomar, y mucho más cuando el viaje tiene la compañía de un bebé.

Cómo Organizar un Viaje con un Bebé
¿Cómo armar el equipaje para un bebé? ¿Qué debes llevar si viajas con un bebé?

© Depositphotos.com/dml5050

Cómo armar el equipaje para un bebé

Cuando viajas con un bebé, debes cargar con suficientes mudas o cambios de ropa, calculando uno por día, aunque después puedes lavarlos y reutilizarlos. Recuerda que los bebés tienen más de un cambio de ropa diario. Asegúrate de llevar suficiente abrigo (abrigos, medias, y otros), aunque vayas de vacaciones. También debes cargar con gorros, gafas y elementos de protección para el sol, con suficientes pañales, cremas, lociones, talcos, y con un cambiador portátil. Agrega a la maleta cremas de protección solar adecuadas para los niños y elementos de higiene, como toallas y productos.

Lleva las medicinas de uso común por tu bebé, en cantidad suficiente. No te olvides de su carnet o libreta sanitaria (incluyendo la cartilla de vacunación) y su tarjeta de salud, medicina prepara, obra social o seguridad social, por cualquier inconveniente.

Finalmente, recuerda cargar con su asiento de viaje, el coche de paseo, el calienta biberones y la bomba sacaleche, mamaderas, chupones y con su juguete favorito, para aliviar la sensación de novedad que incomoda a los bebés.

Durante el viaje

Para el traslado, por el medio que fuera (auto, tren, avión u otro) recuerda llevar alimento y bebida adecuados, una muda de ropa, cambiador, pañales y elementos de aseo, al menos un chupón, cojín y almohada de viajes cervical protectora, y algún elemento de juegos que no haga ruidos, como un oso de felpa. También su asiento de seguridad apropiado.

Averigua en la aerolínea o en la empresa de transporte elegida sobre sus ventajas para viajes con bebés. Hay aerolíneas, por ejemplo, que disponen de asientos de seguridad especiales para ellos, y te acomodarán en un sector seguro del avión.

Cuando un adulto se cansa durante un viaje probablemente se detiene al costado de la carretera, estira las piernas y bebe unos sorbos de café. Los niños muy pequeños, en cambio, se comportan irritables y molestos, de igual modo que se manifiestan cuando sufren de cólicos. Procura llevar algún juguete o entretenimiento para el bebé, y prestar atención a las señales tempranas de su cansancio.

Una buena idea es procurar mantenerlo despierto previo al viaje, de modo que a lo largo del trayecto el pequeño duerma más plácidamente, en especial aprovechando el constante y grueso sonido de los motores.

Cuidados e higiene

Recuerda que los niños tienen un sistema de protección corporal aún débil. Cuídalos siempre del sol, con cremas y bloqueadores y también con sombreros y prendas de vestir. Mantenlos a la sombra, con gorro y gafas, y siempre dales de beber aunque no manifiesten sed.

"Cuando viajas con un bebé, debes cargar con suficientes mudas o cambios de ropa, calculando uno por día, aunque después puedes lavarlos y reutilizarlos."

'

"Una buena idea es procurar mantenerlo despierto previo al viaje, de modo que a lo largo del trayecto el pequeño duerma más plácidamente."

No les des de beber el agua del grifo, sino mineral o embotellada, y procura alimentarlos con papillas compradas en casa, asegurándote de su gusto y adecuación. Si puedes, mantenlo alimentado principalmente con leche materna o fórmula maternizada. Y también cuida de su higiene, sanitizando sus manos constantemente.