Cómo lograr una relación saludable

Cómo tener una relación de pareja sana

A veces, el amor no es suficiente para lograr el bienestar cuando nuestra existencia suma su otra mitad. También es necesario contar con respeto mutuo, comprensión, y sobre todo, entablar una relación saludable para ambos. Pero pese a esta obviedad, no siempre es tan sencillo definirla de tal modo, siquiera notar cuándo hay elementos tóxicos en una pareja amorosa y romántica.

Señales de que la relación no anda bien

Seguramente cuando conociste y comenzaste a compartir con la otra persona no tenías ojos para nadie más. Pero, de pronto, comienzas a mirar a otros, y no sólo por una cuestión estética, sino que hasta fantaseas con formar pareja con ellos, imaginando cómo sería tener una relación sentimental. Esta es una de las señales de que hay algo mal en tu relación.
Lo mismo sucede con los sueños: tu amigo te presenta con alguien más para que sea tu futura pareja, o en ellos has vuelto a la soltería, por citar dos ejemplos bastante habituales.

Estos son indicios tempranos, que no siempre anuncian el fatídico final de una relación, pero que sí (y siempre) son indicadores de una falta de armonía. Hay algo que está mal, y darnos cuenta de las señales podrá ayudar a dirigir nuestra atención hacia ello, hasta definir qué es eso que no funciona como antes.

Puede ser una falta de confianza, de respeto, comportamientos abruptos o violentos, o también puede tratarse de que tu pareja no está en un buen lugar en lo emocional, propenso a la depresión o quejándose constantemente (del país, de la economía, del clima o de cualquier cosa) y ya no te interesa compartir tanto como antes.

Cómo volver sana una relación de pareja

Lo que alguna vez fue bueno, puede volver a serlo en el mundo de las relaciones sentimentales. Vale decir: se puede recuperar la armonía en la pareja y todo aquello que se haya perdido en el camino, reconstruyendo (total o parcialmente) aquello que haya sufrido a lo largo de la relación.

Para tener una pareja siempre saludable, no debes dar por sentada a esa persona. Nadie es definitivo en nuestra vida, mucho menos nuestra otra mitad, que un buen día puede decidir abandonarnos, o simplemente desenamorarse de nosotros. Saber que las personas no están encadenadas, sino que gozan de plena libertad, es una buena manera de comenzar a inyectar salud a nuestra relación.

Aprecia a tu pareja con respeto y comprensión. Si han estado juntos algún tiempo, entonces ya sabes cómo es su modo de actuar y de sentir. Deja de pensar en el o ella como tú quisieras que fuera, quejándote de que se enoja con las noticias de la TV o explicándole que le deben gustar las actividades que la mayoría goza, como salir a bailar a discotecas.

Mejor, entiende que tu pareja es un ser individual, y acepta que tiene gustos particulares. Si a él o ella no le gusta ir a las discotecas contigo y a ti no te gusta acompañarle a caminar por el parque, pónganse de acuerdo para que ambos puedan disfrutar de estas cosas, sin necesariamente ir juntos. Mientras haya confianza y respeto por ambas partes, se puede realizar todo tipo de actividades por separado, para hacer en conjunto sólo las que den placer a ambos.

Confianza, respeto, amor, comprensión y entendimiento son los pilares de una relación saludable, feliz y duradera. Y, lo mejor de todo, es que todas se pueden obtener fácilmente, tan sólo con elegir implementarlas en nuestras vidas al igual que elegimos ser felices en nuestra pareja.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo lograr una relación saludable, te sugerimos que visites nuestra sección Parejas.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social