Cómo Intercambiar Alojamiento

Claves para Intercambiar Alojamiento

Muchos se preguntan si es posible intercambiar alojamiento sin riesgos, y todo depende de ciertas cuestiones. Por ejemplo, es preciso entablar la relación con el otro a través de una plataforma que se encargue de nuclear viajeros de cualquier parte del mundo. Si bien esta alternativa no es segura al 100%, reduce bastante cualquier problema que pueda llegar a surgir y por el cual no nos animamos a llevar a cabo esta práctica.

Muchas personas buscan hospedarse durante pocos días en una ciudad mientras están recorriendo un país o un continente. Si sumamos cada estancia al final del viaje es bastante dinero, por lo que podemos ahorrar bastante al intercambiar alojamiento.

Esta modalidad no sólo permite ahorrar dinero, sino que además nos sirve para conocer sobre otras culturas, tradiciones, idioma, gastronomía y hábitos cotidianos de una familia, pareja o grupo de amigos que viven en un lugar completamente diferente al nuestro. Sin dudas, este sistema nos dejará una gran cantidad de experiencias y enseñanzas que no se borrarán jamás, tanto sea para los que reciben gente como para los que son recibidos en una casa.

Sistema de intercambio de alojamiento. Cómo viajar y hospedarse en una casa. Como funciona el sistema de intercambio de alojamiento

© Depositphotos.com/Syda_Productions

Imagen 1. Al intercambiar alojamiento deberás ser huésped y anfitrión.

Es verdad que la idea puede sonar algo descabellada, peligrosa o que genere desconfianza, por ello hay que tener cuidado con quienes hacemos el trato y conseguir el contacto en un sitio que se encargue de ello. En varias web de intercambio de alojamiento cobran para poder registrarse y exigen ciertos requisitos para otorgar seguridad a la comunidad de viajeros.

Cómo intercambiar alojamiento siendo anfitrión

La modalidad se basa en una relación bilateral; una parte es anfitriona y la otra huésped. Comencemos por el que recibe en su casa a alguien que no conoce. Si la persona es del extranjero y quieres estar seguro que es de fiar, entabla una conversación de antemano. Puede ser por videollamada o por teléfono; nunca por chat, por correo o por mensaje.

Una charla descontracturada e inicial puede ser un buen punto de partida para darte cuenta si la persona es de fiar. Por supuesto que sólo hablar no te dará todas las pistas que necesitas, algunos recomiendan guiarse por la intuición y hasta consultar con amigos o familiares a ver qué les parece la idea. Además, conocerlo por foto o video te servirá para reconocerlo cuando llegue.

En las conversaciones que tengas con esa persona pregúntale un poco sobre su vida sin parecer demasiado entrometido, cuáles son los motivos del viaje, los días que se quedará en tu casa o que puedes hospedarlo, su itinerario, etc. Esto te ayudará a organizar la visita y evitar problemas o malos entendidos.

Una cuestión muy importante a tener en cuenta son los gastos; intercambiar alojamiento no quiere decir que el anfitrión se debe hacer cargo de todo lo que consuma el huésped. Generalmente, no paga por dormir en la casa pero todo lo demás si (comida, transporte, artículos de higiene que utilice, etc). Se espera que el invitado pague una salida o una cena como agradecimiento por permitir que se quede en tu casa.

Al intercambiar alojamiento, lo mejor es pactar la completa libertad de ambas partes. Esto quiere decir que el anfitrión no debe dejar de hacer sus actividades ni que el viajero debe levantarse temprano como los residentes de la casa, por ejemplo. Pactar ciertos parámetros, como ser no molestar con ruidos a cierta hora de la noche, logrará una convivencia amena. 

Otra cuestión es establecer las normas de limpieza e higiene de los lugares comunes y privados. Lo mismo sucede con el uso del teléfono, internet o cualquier otro servicio.

Y por último, la llave. Esta es una cuestión algo complicada porque no siempre se desea hacerle una copia para que la use como quiera. Si no tiene cómo entrar, tendrá que haber alguien siempre para abrir o esperar a que lleguen.

Cómo intercambiar alojamiento siendo huésped

Puede que esto ocurra antes o después de que la persona haya ido a tu casa. El arreglo de intercambiar alojamiento es: tú vas a mi hogar y yo al tuyo (o viceversa). Si eres el primero en hacer el intercambio, sería bueno que conozcas a la persona hablando por teleconferencia (el mismo tip que al ser anfitrión).

Pregunta si vive solo o acompañado. En este caso, confirma que todos los residentes de la vivienda están de acuerdo con el intercambio. Constata los servicios que puede llegar a ofrecerte y si tienes que pagar algún gasto adicional. Pregúntale también sobre las comodidades para dormir y las reglas del hogar.

Puedes ofrecerte a llevarle algún artículo o producto de tu país, o un regalo de algún conocido o familiar que viva cerca de tu casa. Un souvenir de tu tierra puede ser un bonito detalle para tu anfitrión.

Otros tips para intercambiar alojamiento:

- Arregla encontrarte con esa persona en un lugar público, como por ejemplo el aeropuerto o la plaza principal de la ciudad.
- Sé ordenado y limpio durante tu estancia.
- Cumple con las órdenes y normas estipuladas.
- Trata de aprender lo más que puedas sobre sus costumbres.
- Ayuda en las tareas del hogar aunque no te lo pidan.
- Compra tu comida y si quieres, algo más para compartir con los demás.

Con estos consejos, podrás intercambiar alojamiento de manera tal que se trate de una experiencia enriquecedora.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Intercambiar Alojamiento, te sugerimos que visites nuestra sección Viajes y Recreación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social