Cómo hacer tiempo para compartir con la familia

La rutina diaria nos va llevando a acortar las horas que le dedicamos a nuestros seres queridos. Debemos tomar la actitud seria de hacer tiempo para compartir con nuestra familia, colocándole a ellos la etiqueta de "prioridad".

Cómo hacer tiempo para compartir con la familia

Formas de encontrar momentos para disfrutar a la familia

Hoy, las horas parecieran ser más cortas que antes. Ni bien comenzamos el día, sentimos que el tiempo pasa a una velocidad estrepitosa, y que nunca nos alcanza para hacer todo lo que quisiéramos, ni lo que necesitamos o debemos hacer.

Y, claro, debido a ello solemos priorizar los pendientes y las tareas, restando el tiempo de convivencia familiar. Y esto no es ni adecuado ni conveniente, en particular cuando tenemos hijos pequeños que requieren de nuestra presencia, y que necesitan imperiosamente nuestra compañía.

Cómo hacer tiempo para compartir con la familia
Cómo hacer tiempo para compartir con la familia

"Para tener tiempo y asi poder disfrutar a nuestra familia, hay que dar un orden a nuestras labores, de asignarles prioridades, y de estructurar un poco nuestro tiempo, para hacerlo rendir al máximo posible."

Pero hay algunas cosas que podemos hacer para compartir tiempo con la familia, y volver a pasar buenos momentos con ellos sin dejar tareas pendientes. Se trata de dar un orden a nuestras labores, de asignarles prioridades, y de estructurar un poco nuestro tiempo, para hacerlo rendir al máximo posible.

"Para tener tiempo y asi poder disfrutar a nuestra familia, hay que dar un orden a nuestras labores, de asignarles prioridades, y de estructurar un poco nuestro tiempo, para hacerlo rendir al máximo posible."

Consejos para disponer de más tiempo

  • Ya que no podemos ampliar las horas del día, debemos saber aprovecharlas. Aunque podamos hacer tareas múltiples, dedicando el tiempo a más de una actividad a la vez, debe tratarse de actividades compatibles. El tiempo compartido con nuestros hijos debe ser tiempo de calidad, en el que podamos dedicarles nuestra atención, podamos conversar y escucharlos con atención, sin restar importancia a sus opiniones e intereses. Es decir, por ejemplo, podemos realizar alguna tarea manual sencilla mientras dialogamos con nuestros hijos, siempre y cuando nuestro foco de atención permanezca con ellos.
  • Podemos dedicar tiempo para compartir con la familia si les damos al menos una tarde, o algunas horas a la semana, de manera exclusiva. Organiza tus tareas, elimina los pendientes y urgentes de tu lista de labores, y reserva este tiempo nada más que para tus hijos y tu pareja. Pueden jugar juegos de mesa, tomar buenas rondas de mate, dialogar o realizar alguna tarea en conjunto, demostrando un genuino interés por compartir con quienes más amas.
  • Si el reloj no te da pausa, intenta incluir a tus hijos en tus actividades diarias. Por ejemplo, pídeles que te acompañen a hacer las compras, y así van a poder compartir recorriendo las góndolas. En el viaje a la escuela o a la guardería, aprovecha para compartir con ellos: que no se trate solamente de lo malo que es el tránsito ese día y de todo lo que tienes por hacer en la jornada. En lugar de ello, aprovechen para charlar, cantar juntos, o jugar juegos de carretera simples.
  • Lo importante es aprovechar cada momento que puedas, y dedicar tu atención en ello. Además de marcar de manera significativa los buenos recuerdos de tus hijos, esto te va a permitir tomar un respiro de las obligaciones laborales y personales ajenas a la familia.

"El tiempo compartido con nuestros hijos debe ser tiempo de calidad, en el que podamos dedicarles nuestra atención, podamos conversar y escucharlos con atención."