Cómo evitar sentirte culpable cuando no estás trabajando

¿Sentimientos de culpa en los descansos?

Seguro que conoces esa sensación de intranquilidad o culpabilidad cuando tienes algo pendiente y estás descansando, o cuando deberías estar trabajando pero no logras concentrarte, o simplemente en tu tiempo libre. Esa sensación de: "Debería estar haciendo...", de estar perdiendo el tiempo, muy común cuando estás muy estresada, y a veces aunque no lo estés. El problema es que ni haces lo que se supone que tienes que hacer, ni descansas.

Hoy en día sabemos de sobra que descansar es imprescindible para ser productiva y eficiente, y no sólo al acabar el trabajo, sino también mientras trabajas. Hacer pequeñas interrupciones es bueno para reponer fuerzas. Sin embargo, que lo sepamos no quiere decir que nos sintamos bien haciéndolo, ¿verdad?.

Consejos para evitar la culpa cuando no trabajas

Veamos algunas sugerencias para no sentirte culpable mientras descansas:

1. Ser productiva durante la jornada de trabajo

Si procuras tener claros los objetivos del día, sacar trabajo adelante y no distraerte en exceso (porque distraerte será inevitable, lo importante es que no sea demasiado), luego no te sentirás culpable cuando descanses el resto del día. Sentirte productiva es importantísimo en muchos aspectos, así que párate a pensar qué necesitas hacer para lograrlo.

¿Cuál es tu concepto de "ser productiva"? ¿Escribir un determinado número de páginas?, ¿atender a un determinado número de clientes?, ¿acabar con la lista que escribes al comenzar el día?... Piénsalo y así podrás estructurar tu agenda con actividades que te hagan sentir productiva, y eso hará que te sientas menos culpable al descansar.

2. Acallar tu monólogo mental

Como siempre, tendrás la vocecilla (o vozarrón) recordándote que deberías estar haciendo tal cosa en vez de sentarte a descansar o irte a dar un paseo. Acallar esa voz no es fácil, pero hay distintas técnicas: imaginar que le bajas el volumen, transformarla en la voz de Mickey Mouse hasta que parezca ridícula, trasladarla a otro sitio de tu cabeza. Ve probando a ver qué te funciona mejor, pero ten en cuenta que hay que practicar. Eso sí, te aseguro que al final lograrás controlarla.

3. Tomar un descanso y recordarte que lo mereces

A veces lo que pasa es que deberías estar trabajando pero, por lo que sea, no te concentras y acabas perdiendo el tiempo igual, mirando a la nada o entrando en webs no relacionadas con tu trabajo y sintiéndote fatal por ello. En esos momentos, se paciente contigo misma, acepta que eres humana y que no siempre estarás igual de concentrada y que, por ende, es mejor dejar de trabajar y hacer algo que te relaje para volver recargada.
Quizás también te sientas mejor si te pones un tiempo límite para ese descanso improvisado.

La conversación interna o justificación sería: "como ahora no voy a hacer nada, quiera o no, porque estoy totalmente desconcentrada, me voy a dar 10 minutos para... (leer, escuchar música, mirar un blog, ir a por el pan) y vuelvo". No es perder el tiempo porque no ibas a hacer nada igual, es recargar las pilas para no perder más después.

Recuerda que no es fácil, requiere práctica y repetición, no se irá la culpabilidad de la noche a la mañana, pero cada vez te sentirás mejor.
¿Hay algo que te funcione a ti?

Aida Baida Gil, coach de la profesional y experta en toma de decisiones trabaja con mujeres profesionales que quieren darle un giro a su trayectoria y que buscan claridad, motivación, acción y resultados. Visita www.aidabaida.com para para recibir su boletín semanal con artículos y estrategias para tu éxito personal y profesional.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo evitar sentirte culpable cuando no estás trabajando, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social