Cómo evitar sentirse culpable

Cómo enfrentar la culpa

Los analistas dicen que la culpa es un sentimiento que puede ser considerado normal en el ser humano, pero solamente cuando es sano, cuando se relaciona con la consciencia moral. Sin embargo, el problema comienza cuando la culpa se torna empática, es decir, siempre ponerse en el lado del otro y no hacer responsables a los demás por los problemas.

Cuando la culpa se vuelve una parálisis que no permite realizar las tareas cotidianas ni tomar decisiones, es preciso analizarlo más detenidamente y buscar ayuda con un profesional.

Diferentes tipos de culpa

Existen diversas maneras de encasillar a la culpa, entre ellas:

Un acontecimiento ocurrido hace tiempo. Esto se debe a que no es posible perdonarse a si mismo o a otros, actuando en consecuencia con culpabilidad. Por ejemplo, al engañar a la pareja, sentirse "en falta".

Culpa de todos los días. Surge tras hechos mínimos y cotidianos, y realmente puede arruinar la vida propia y la de los demás, pero sobre todo, traer mucho sufrimiento y dolor. Pensar en lo que se dijo mal, en lo que se pudo haber hecho, en que tal vez una palabra produjo una herida está bien, pero no llegar al término del tormento.

Anticipada. Es aquella que no permite actuar o hablar por temor a que los demás se molesten o se sientan mal.

Ficticia. Cuando el reproche a si mismo es por algo de lo que no se tuvo la culpa. El caso más habitual es el de los niños cuando sus padres se separan.

Cómo eliminar el sentimiento de culpa

Una vez que se ha detectado el tipo de culpabilidad que se padece, es momento de desarrollar un plan para liberarse de ese sentimiento tan dañino. Algunos tips para tener en cuenta:

  • Hablar del tema con las personas involucradas, como la pareja, los padres, el jefe o los amigos.
  • Si se trata de un hecho penado por la ley, es necesario dirigirse hacia el sitio correspondiente.
  • Ser modesto, porque a veces la culpabilidad recae en esta mala percepción de la vida y de la importancia frente al mundo. No todo gira en torno de nuestros problemas o situaciones.
  • Identificar las razones por las que el sentimiento de culpabilidad aparece. Puede ser por un trauma infantil o juvenil, por una ex pareja complicada, por algún trabajo que no se pudo realizar, etc. Tener en cuenta que aquellos que tienden a sentirse culpables son más vulnerables a que los demás le "endosen" responsabilidades y culpas.
  • Basarse en los valores religiosos, sociales o morales que rigen para alcanzar el objetivo. Si sólo se tiene en cuenta una parte de la historia, es más sencillo sentirse abatido y mal por las acciones.

Finalmente, es bueno saber que la aceptación del problema es el primer paso. Muchas personas no recaen en este gran detalle. Luego, recordar que sólo somos responsables por los actos, pensamientos y palabras, por lo que tomar consciencia antes de ello es vital para no caer en el papel de víctima todo el tiempo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo evitar sentirse culpable, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social