Cómo Evitar Problemas de Salud en el Avión

Cómo Cuidar la Salud en un Vuelo

Los vuelos pueden traer como consecuencia mareos, vómitos, dolores de cabeza, ansiedad, nerviosismo, dolor de estómago, malestar general, etc. Por eso, es preciso tomar una serie de precauciones y estar preparados para evitar problemas de salud en el avión, y no sentirnos mal al aterrizar o las horas siguientes.

El momento más complicado o crucial en un avión es el despegue, debido a que el movimiento que realiza no es común en las personas. Por lo tanto, es en esa etapa cuando debemos estar más tranquilos y relajados. Una vez que el aeroplano ha conseguido la altura adecuada, ya el viaje es más calmado (en la mayoría de los casos).

Cuidar la salud en el avión. Cómo evitar problemas de salud en un vuelo. Claves para evitar problemas de salu al viajar en avión

© Depositphotos.com/Maridav

Imagen 1. Una de las claves para evitar problemas de salud durante un vuelo es dormir bien antes de viajar.

Si prestas atención a los siguientes consejos para cuidar la salud en el avión, podrás disfrutar de un viaje espléndido, sin altibajos y sobre todo, en perfectas condiciones:

Tips para evitar problemas de salud en el avión

Descansa bien antes de viajar: Es verdad que con los nervios y la ansiedad de viajar es imposible dormir la noche anterior, pero es importante al menos descansar unas 6 horas previas. Un mal descanso provoca mayores niveles de estrés, ansiedad e irritabilidad, y puede bajar las defensas haciendo que nos enfermemos. No caigas en el error de consumir pastillas para dormir o ansiolíticos porque puedes generar el efecto contrario. Lo mejor es que bebas un té de tilo, manzanilla o valeriana para relajar los músculos y liberar las tensiones, pero estar lo suficientemente despierto como para evitar inconvenientes en el avión.

Come de manera saludable: Uno o dos días antes de viajar se recomienda consumir menos cantidad de harinas, azúcares y fritos. Lleva una dieta más balanceada con frutas, vegetales, legumbres y frutos secos, evita la cafeína, las bebidas alcohólicas y el fast food. Recuerda que al momento de volar te servirán bocadillos, dulces o una copa de vino, así que no viene mal hacer dieta unos días antes. A su vez, cuando estés en tu destino, evita comidas que sean muy fuertes o contengan ingredientes que puedan sentarte mal.

Ponte crema: Una de las consecuencias de viajar muchas horas en avión es que la piel se reseca, sobre todo la del rostro. Esto se debe a que la cabina del avión tiene una humedad de sólo el 20%. Puedes llevar en el bolso de mano una loción hidratante (de hasta 100 ml que es lo permitido). Otra buena idea es empacar un spray nasal y unas gotas para los ojos (colirio), para evitar que las membranas mucosas se sequen.

Lleva un remedio para los mareos y náuseas: No se permite subir al avión una caja entera de medicamentos sin prescripción médica, pero si puedes llevar una o dos píldoras en tu neceser. Los viajes suelen causar trastornos a nivel estomacal. Compra Dramamine o similar (se compra en farmacias) y consume uno antes del despegue. De esta manera, reducirá la sensación de “estómago revuelto” tan típico de los viajes en avión.

Usa medias de descanso: Al estar sentado y en la misma posición muchas veces incómoda, es posible que los tobillos empiecen a acumular líquido y esto traiga como consecuencia dolor e incomodidad. Si a eso le sumamos el hecho de que en la cabina el nivel de oxígeno es menor que en la tierra, la situación empeora. Además de usar calzado cómodo y que no ajuste demasiado el pie (que se pueda sacar fácilmente para dormir, por ejemplo), es recomendable usar medias “de descanso” también llamadas de compresión. Así, evitarás la hinchazón en la parte baja de las piernas.

Viaja con goma de mascar: El ascenso y descenso del avión genera molestias en los oídos por la altura y la velocidad. También es probable que durante el viaje tengas los oídos tapados o sientas un leve pitido. Para aliviar esta sensación tan horrible, bosteza varias veces. También puedes llevar a cabo una técnica que se llama “Valsalva”, la cual consiste en exhalar aire con la boca cerrada y la nariz tapada. Mascar goma o un caramelo masticable es otra buena idea para destapar los oídos.

Manténte hidratado: Antes, durante y después del viaje tienes que beber agua y líquidos. Por más de que después tengas que ir varias veces al baño durante el vuelo, es preferible a deshidratarte. Tiene que ser agua o zumos naturales, nada de alcohol, gaseosas o café. También puedes pedir una fruta de postre si se ofrece en el menú.

Con estos consejos podrás cuidar tu salud durante un vuelo, para que el viaje sea realmente placentero.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Evitar Problemas de Salud en el Avión, te sugerimos que visites nuestra sección Viajes y Recreación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social