Cómo evitar los celos

Consejos para combatir los celos

Sentir celos es casi tan natural como respirar, ya que son una emoción humana básica que se vincula a muchas otras sensaciones. Lo importante es reconocerlos, para saber darles la importancia necesaria y evitar que nos dominen o modifiquen nuestro comportamiento.

Sentimos celos de manera apropiada, por algo o por alguien que en verdad nos importa, por temor a perderlo, por querer tenerlo cerca nuestro. Pero cuando modifican nuestro comportamiento es cuando comienzan los problemas.

Si sientes celos y terminas tratando mal a alguien, estos sentimientos habrán nublado tu buen juicio. Si alguien mira a tu pareja con codicia, no debes más que sentirte honrado de que el o ella tenga otras posibilidades y siga eligiéndote a ti. Así sabes que esa persona está contigo por amor y por elección.

Cómo actuar cuando sientas celos

Sentir celos es bueno, pero si sólo lo reconocemos como una sensación. Cuando se convierten en una emoción, es decir, en un estado casi permanente, debes comenzar a minimizar el sentimiento hasta controlarlo.

Respira profundamente, pide a tu pareja una muestra de amor si te hace bien, pero no caigas en la trampa de dejar de pasar un buen momento por culpa de tus celos. Imagina cómo te sientes cuando es tu pareja quien te cela a ti: es lindo y te hace sentir querido y apreciado cuando es una conducta menor, pero es molesto e intimidante cuando no puedes siquiera caminar libremente por la calle sin recibir regaños y malas caras.

Al analizar el comportamiento de una persona celosa verás el otro punto de vista del asunto. Si cada minuto que no estás con tu pareja te está llamando y preguntándote qué haces, con quién estás, si estás siendo fiel o no, sabrás bien que resulta molesto, falto de confianza, incluso te hace dudar de la fidelidad de la otra persona. Es una cuestión sencilla: si tú no pasas cada minuto del día codiciando a otras personas o siendo infiel, entonces no tienes razón para pensar que tu pareja lo esté haciendo.

Los celos y la pertenencia

Los celos son una cuestión de cariño en la mayoría de los casos, de temor por la pérdida, de necesidad de compañía. Pero hay casos extremos en los que los celos son por una mera cuestión de pertenencia. Las personas celosas tienden a considerar a su pareja como "algo suyo", como un bien sobre el que tienen completa autonomía. Pero no es así, y una buena manera de evitar sentir celos es comprenderlo.

Las personas nos unimos por gusto, por deseo, por elección, no por obligación. Los celos no son más que una amenaza constante, que pueden incluso acabar con la pareja si dejas que dominen tus comportamientos. Lo mejor es renovar el amor a diario, recordar la elección que haces por tu pareja y que tu pareja hace por ti, y disfrutar de celos leves como una sensación pasajera, sin dejar que nublen tu juicio ni que modifiquen tu humor.

Recuerda siempre que el buen diálogo, abierto, franco y respetuoso, es la mejor cura y solución para casi todos los conflictos que puedan aparecer entre dos personas que se eligen y quieren a diario.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo evitar los celos, te sugerimos que visites nuestra sección Parejas.

Esta nota te fue útil?
41 valoraciones.
El 90% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social