Cómo estimular los sueños y proyectos de nuestros hijos

Proyectos de los hijos

Escuchar a un niño decir "cuando sea grande, yo quiero ser astronauta" es, sin dudas, encantador. Es algo que nos recuerda la ternura y la inocencia de los sueños infantiles. Pero hay ocasiones en las que esto no es sólo un sueño, sino todo un proyecto de vida. Entonces, ¿cómo hacer para alentar a nuestro hijo a creer y confiar en que sus sueños pueden ser posibles?

Consejos para estimular los sueños de nuestros hijos

Sin dudas debemos dar a conocer al pequeño que los grandes sueños requieren de grandes compromisos. Se necesita de empeño, perseverancia, y una buena preparación (académica, deportiva o de la que fuera) para acercarse cada vez más a las metas. Es importante explicar al niño que los sueños no se cumplen solos, y que si lo queremos con suficiente fuerza, será nuestra propia motivación la que nos dé el empuje necesario para encaminarnos hacia allá, desde pequeños.

Y también debemos prestar atención, claro. Acompañando esta enseñanza, debemos ir aprendiendo nosotros mismos. Si se trata de algo que al niño en verdad le interesa, podemos conocer un poco más al respecto, en especial para saber cómo podemos serle de mayor y mejor asistencia. Podemos familiarizarnos con el tema, y compartir con el pequeño sus propios aprendizajes, en charlas y en actividades de lo más variadas.

Prestar atención a las actitudes del pequeño será de gran ayuda, puesto que éstas nos dan pautas importantes sobre sus deseos y habilidades, y también sobre sus capacidades. La confianza que demos a sus actividades y el interés que prestemos a sus gustos, pueden ser las claves para la posterior búsqueda de estas metas. Sin importar la habilidad natural de un pequeño o sus deseos más profundos, si en el seno hogareño se le da a entender que se trata de una tontería, el niño sólo interpretará que tanto su sueño como su deseo lo son, ni más ni menos.

"Yo quiero ser astronauta" puede ser una poderosa frase, que además motive al menor a interiorizarse en un ámbito incluso mayor a ese. Por su deseo de convertirse en astronauta, puede que el niño conozca todo un campo científico que sea de su mayor interés. Por querer ser estrella de los deportes puede que se interiorice en técnicas y estrategias útiles para otros campos profesionales de la vida. Nunca se saben estas cosas a futuro, por lo que la mejor idea es siempre acompañarlos, escucharlos y apoyarlos, manteniendo sus pies en la tierra y sus mentes allá, vagando y siempre creando sueños y metas para sus vidas.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo estimular los sueños y proyectos de nuestros hijos, te sugerimos que visites nuestra sección Niños.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social