Cómo enseñarle al niño a movilizarse solo

Cuando el jovencito comienza a independizarse buscará movilizarse a distintos sitios solo. Y los padres deberán guiarlo y darle la confianza para que pueda lograrlo.

Cuando el niño quiere salir solo

Cuando el niño comienza a salir solo

A partir de los 8 a 10 años de edad, los niños y las niñas van adquiriendo mayor independencia. Ya no son pequeños que nos necesita para todo, sino que son jovencitos en pleno desarrollo. Es importante darles su espacio para que crezcan y sean hombres y mujeres independientes, ingeniosos y seguros de sí mismos. Y para eso, antes las mamás tenemos que vencer el temor de dejar que abra sus alitas y salte del nido.

Cómo enseñarle al niño a movilizarse solo
Las primeras veces, acompaña a tu hijo o hija en transporte para enseñarle el mecanismo y comience a salir solo

Es más difícil hacerlo que decirlo, pero debes tener confianza: darle su independencia le hará saber que confías en él o en ella, que sabes que es capaz de lograr la meta que se proponga, y que contará contigo para todo. Por eso, en las primeras salidas solo debes ir con calma, acompañarlo quizás en el primer recorrido y enseñarle lo que no sepa. Luego: apretar los dientes y dejar que se abra camino por el mundo.

Yendo a hacer compras

Siempre que la ciudad sea un sitio seguro para que tu hijo o hija esté por su cuenta, dale la libertad y la confianza de ir a hacer compras necesarias para la casa a las tiendas cercanas. Puede ir en bicicleta o caminando, y puede llevar el dinero o dejar la compra pendiente de pago, si el tendero nos conoce y lo permite.

Elige una tienda que conozcas y en la que confíes, que esté cerca de casa, y pídele que vaya a comprar algo que necesites (o no). Procura que sea algo pequeño y liviano, así evitarás el accidente de posibles roturas que sólo desmotivarían al pequeño. Con el tiempo podrás ir ampliando la compra, y esto le dará aún más confianza al niño en su participación en el hogar.

Cuando el niño comienza a usar el transporte

Una vez superada la prueba de ir de a pie o en bicicleta a la tienda, quizás tu hijo quiera recorrer distancias más largas. El transporte público entra en juego en esta etapa. Y puede ser algo en verdad escalofriante para toda mamá.

Acompáñalo una, dos o tres veces en el recorrido al centro comercial, a la casa de su amigo o a donde sea que quiera ir. Enséñale cuál es el recorrido, el tiempo de espera y el medio y método de pago. Asegúrate de enseñarle a mantener el equilibrio si no hubiera asientos disponibles, y muéstrale las señales que le indiquen cuál es la estación donde debe salir.

Enséñale a mirar a ambos lados antes de descender del vehículo, y también es muy importante que le muestres qué debe hacer si se queda dormido y pierde su estación, debiendo bajarse en la siguiente. También muéstrale cómo debe proteger sus pertenencias, y cómo solicitar ayuda en caso de que la necesite, a personas de confianza como un agente de policía o de seguridad, o incluso el chofer del medio de transporte.

Si lo consideras apropiado, dale un teléfono móvil. Un Smartphone es la mejor idea, pero a muchos papás les da inseguridad que su niño tenga un artefacto que pueda interesarle a algunos abusones. De cualquier modo, enséñale cómo memorizar el número de teléfono del hogar, y cómo hacer llamadas por cobrar si se pierde y no tiene dinero. Todo esto mantendrá la seguridad tanto en tu mente como en la vida de tu hijo, y le evitará perderse en un sitio extraño.

"A partir de los 8 a 10 años de edad, los niños y las niñas van adquiriendo mayor independencia y buscan salir solos."

'

"Una vez superada la prueba de ir de a pie o en bicicleta a la tienda, quizás tu hijo quiera recorrer distancias más largas en transporte público."