Cómo empezar el día con optimismo

Cómo empezar el día con buen humor

El incomparable Joan Manuel Serrat nos regaló una canción que resume todas las bondades de la buena predisposición mental, en su eterna lírica que reza que "Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así. Aprovecharlo o que pase de largo, depende en parte de ti".
Cuanta verdad hay detrás de estas simples aunque poéticas palabras. Motivarnos y comenzar el día con una sonrisa en el rostro y con una frase de aliento puede ser lo que cambie nuestra jornada, para bien.

Empieza tu día feliz

Si sales de la cama insultando mil diablos porque no encuentras tus pantuflas, porque hace frío o porque quisieras quedarte a dormir un poco más, no es para nada una buena manera de arrancar. No sólo te predispones en la negatividad, sino que prácticamente le estás pidiendo al universo entero tener una mala jornada.

En cambio, si te despiertas y es temprano, hace frío, no hallas tus pantuflas y, aún así, sales de la cama sonriendo por lo bueno que puede ocurrir hoy, comenzarás un día de aventuras, de sorpresas, o siquiera uno más de vida, salud y bienestar, que son las máximas aspiraciones de nuestra existencia, aunque a veces las olvidemos.

Frases motivadoras para empezar el día

Lo ideal es crear tus propias frases motivadores para darte energía, ya sea una conjunción de palabras sueltas o una oración completa. Vale decir: puedes comenzar el día pronunciando todo aquello que te hace feliz, lo que quieres conseguir (por ejemplo, abrir los ojos y decir a viva voz "salud, felicidad, amor, un coche nuevo, un aumento y dinero extra"), o bien comenzar con una frase que hayas elaborado para ti mismo, del tipo "hoy será un día excelente en el trabajo, y recibiré sorpresas". Aunque suene como una adivinación, debes formular las frases en positivo y en afirmaciones, es decir, como si estuvieses completamente seguro de que sucederá. Esto engaña a tu mente y le da seguridad, lo que mejora tu predisposición y modifica tu humor para bien.

Otra opción es comenzar la jornada con alguna canción que te motive (como la de Serrat o cualquier otra), y hasta colocarla en tu móvil para que suene como alarma del despertador.

Si no eres de escuchar música pero te gusta leer, comienza el día recitando algunas palabras ajenas haciéndolas propias. La elección dependerá de ti, pues puedes recurrir a una frase motivadora del tipo "Si viviera mis últimos días", de Carlos de la Rosa Vidal, o algo más profundo y cerebral como "No te rindas", o "No te salves", del genial Mario Benedetti. Si no tienes ninguna favorita, escoge alguna de la lista que publicamos en nuestro artículo "Frases para empezar el día".

Si las oraciones no surten efecto, busca alguna canción o contenido que nada tenga que ver con la voluntad, la motivación y el positivismo, pero que te guste y te haga sentir bien. Un rock, un bolero, una canción infantil que te recuerde a los años de infancia son útiles cuando se trata de comenzar el día con buena cara.

Y ya lo sabes, estar de humor y ser optimista es una elección que depende pura y exclusivamente de ti.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo empezar el día con optimismo, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?
7 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social