Cómo Liberarse de la Culpa

Cómo Superar la Culpa

Aprender a eliminar la culpa puede que sea lo que necesites para volver a disfrutar de tu vida a pleno. Es que, cuando cometemos un error que le cuesta el bienestar o la felicidad a alguien más, es natural que nos sintamos responsables por esa mala acción. Pero puedes pedir las correspondientes disculpas, intentar enmendar tu error, y restablecer la buena relación con esa persona, en lugar de dejar que la culpa te domine. Ese es un buen camino, pero ciertamente no es el único a tu alcance.

Cuando la culpa es correcta

Si has cometido un error, un olvido o lo que sea, y si con ello has impedido el bienestar de alguien más o de ti mismo, seguramente tendrás culpa. Es que la emoción es “correcta” (tómese el término sin demasiado análisis) cuando la situación cuyo resultado nos angustia sí tiene que ver directamente con nuestra acción, ya sea adrede o por descuido. Mucho más a menudo de lo que supones, estos errores son solucionables.

Claves para superar la culpa. Cómo evitar sentir culpa. 3 claves para superar la culpa. Evitar sentir culpa ante un error

© Depositphotos.com/leeser

Imagen 1. Nuestras sociedades acostumbran a hallar el culpable antes que la solución. ¡No te dejes atrapar por ese ciclo negativo!

Podemos desandar el camino andado, hallar la manera de reparar ese fallo, de remendar esa equivocación, de buscar los resultados que se esperaban originalmente. Y por supuesto, si hemos cometido un error, podemos –y debemos- pedir disculpas de corazón y con sentimientos puros, para superar la culpa de una manera saludable.

Cómo eliminar la culpa “incorrecta”

Pero, por otro lado, la culpa muy a menudo nos ataca cuando nada tiene que ver con nosotros. Una antigua pareja no es feliz, y sentimos la culpa de su soledad. Un viejo compañero de estudios no ha tenido avance en su carrera, y pensamos en cómo podríamos ayudarle, asumiendo que es nuestra obligación y que su estanco laboral probablemente tenga que ver con nosotros. Un hijo comete una fechoría, lo castigamos apagando la TV y en lugar de lamentarnos por no haber tomado medidas antes de llegar a ese punto, equivocadamente sentimos la culpa de dejarlo sin su programa de televisión.

3 pasos para eliminar la culpa

Puede leerse demasiado simple para ser verdad, pero así es: hay 3 acciones que te ayudarán a superar la culpa. Estos pasos son laboriosos, en lo emocional al menos, y requieren que tengas gran sinceridad respeto de tus acciones y emociones.

Analiza la situación con la cabeza en frío, pues lo primero es determinar definitivamente si eso que sientes es o no responsabilidad tuya. Si ha sido tu error, o si hiciste algo por descuido, y si tu culpa en verdad es genuina y justificada, entonces ten en cuenta estos tres pasos para superar la culpa:

1. Pide disculpas

Este es un paso ineludible. Para liberarse de la culpa por una mala acción, a conciencia o sin siquiera saberlo, directa o indirectamente a una persona, por el motivo que fuera, debemos pedir las disculpas correspondientes, y hacerlo con sinceridad y respeto. No sólo te hará sentir mejor, sino también a la otra persona, y allanará el camino para buscar entre ambos la solución ideal para la situación.

¿Y si el error no fuere por tu causa ni por tus actos? Entonces pide disculpas también, esta vez no desde la responsabilidad sino desde la empatía: “lamento que hayas perdido eso que tanto querías”, “lamento que no obtuvieras ese puesto”, simplemente “yo estoy angustiado por tu situación”, sin un “por mi culpa” acompañándolo.

2. Acepta el pasado

Dejarte vencer por la culpa, el llanto y la angustia sería tan inútil como estallar en ira y pasar toda una tarde lanzando platos contra la pared. En esta, como en cualquier otra situación de la vida que se relacione con las emociones humanas, es necesario aceptar lo sucedido como una realidad. Podrías dedicar horas, incluso días de tu vida, pensando en cómo todo sería diferente si hubieras… y eso es una enorme fantasía que sólo te hará perder el tiempo.

Acepta lo sucedido como una realidad inalterable, y así podrás analizarlo mejor en cada uno de sus factores. Podrás ver con más claridad el escenario en el que ocurrió, las razones, y en verdad cuál es tu responsabilidad en todo ello.

3. Piensa en la solución

Ya que hayas analizado el suceso y verificado si tienes culpa, responsabilidad o participación, busca la manera de reparar la ruptura. ¿Puede remediarse? ¿Puedes comprar otro plato para reemplazar el que rompiste accidentalmente? ¿Puedes recomendar a esa persona a la que le costaste el trabajo con otra firma?

Si hay algo que puedes hacer para desandar tu propia equivocación o acción, entonces hazlo: crea el bien donde accidentalmente sembraste el caos. Pero si sabes que no hay nada por hacer (si ese plato era antiguo y pintado a mano), entonces sólo pide disculpas con el corazón abierto, con humildad, y ofrécete para ayudar en lo que puedas, pero no fuerces una situación que no puedes corregir con acciones, con elementos, o con lo que sea.

Aprender a superar la culpa se beneficia de mejorar la situación, especialmente si eres el responsable por ella, pero también cuando le dará felicidad al ser querido que notas angustiado.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Eliminar la Culpa, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social