Cómo elegir una escuela de verano

Elección de la escuela de verano

Las escuelas de verano son una excelente opción para los niños en la época de calor y en el receso escolar, ya que proporcionan actividades diferentes que no pueden realizar el resto del año. Las principales tiene que ver con el agua, pero en algunos centros se destacan propuestas relacionadas con la vida en la naturaleza, como granjas, huertas, cuidado de animales, etc. Otras, en cambio, hacen mayor énfasis en los deportas, como fútbol, natación, equitación o rugby, y también están aquellas que se inclinan por talleres de cocina, arte, teatro o música.

Como vemos, hay una amplia variedad de ofertas, lo que nos permite optar por aquellas que mas se acerque a las habilidades o preferencias de nuestros niños.

Propuesta pedagógica y seguridad en una escuela de verano

También es importante averiguar sobre la propuesta pedagógica que cada escuela de verano tiene. Para ello, podemos consultar sobre las actividades que los niños realizarán de acuerdo a sus propuestas, qué posibilidad de creación y motivación tendrán las mismas, y cómo serán las actividades propuestas en el momento de la pileta (para el caso de los que ofrecen natación o juegos en el agua). Este punto es muy importante para la seguridad de los niños.

Consejos para elegir una escuela de verano segura para sus hijos

Es importante tener en claro algunas pautas con respecto a la seguridad de las escuelas de verano, antes de optar por alguna. Los siguientes consejos pueden ser de gran ayuda para sentir que dejamos a nuestros hijos en un lugar tranquilo y seguro.

- Recorrer todas las instalaciones y controlar la higiene y seguridad de cada lugar (juegos, pileta, baños, granja, etc.)

- Averiguar sobre la cantidad de adultos que estarán frente al grupo y experiencia de los mismos. Por lo general, no es recomendable que los grupos sean de más de 12 o 15 niños por cada docente. A su vez, es conveniente que los grupos estén separados por edades.

- Debe contar con un cronograma de actividades, para que haya una organización en el movimiento de los niños. Si bien algunas actividades pueden ser las mismas para los más pequeños que para los más grandes, también debe haber un momento en que cada grupo desarrolle sus propias competencias y habilidades.

- El lugar debe contar con un médico permanente, el cual deberá realizar una revisión semanal a cada niño y se controle la presencia de pediculosis y hongos. La escuela de verano debe tener un lugar para la atención, además de un botiquín de primeros auxilios bien equipado, un servicio de emergencia y un seguro por accidentes.

- El sector donde se harán las actividades debería tener un lugar cerrado, en el cual puedan reunirse todos los niños ante cualquier contingencia.

Lo importante, aunque nos tome varios días, es encontrar una escuela de verano que ofrezca una propuesta lo suficientemente innovadora e interesante, para que los niños disfruten este momento y no lo vivan como una obligación. Bastantes obligaciones ya han tenido a lo largo del año escolar, y sería bueno que este sea un momento de recreación que nuestro pequeño disfrute con total felicidad.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo elegir una escuela de verano, te sugerimos que visites nuestra sección Niños.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social