Cómo Desarrollar la Inteligencia Emocional

Cómo Mejorar la Inteligencia Emocional

Saber desarrollar la inteligencia emocional es una de las principales herramientas a adquirir para lograr desempeñarnos al máximo de nuestro potencial, y en cualquier escenario. Es que todos tenemos esta capacidad, la diferencia yace en cuánto y cómo logramos crearla y aplicarla a las distintas situaciones de nuestra vida, ya sea en lo romántico, en lo social, en lo laboral o el ámbito que sea.

La inteligencia emocional es sólo una de las tantas “capas” de inteligencia que todo ser humano posee. Hay una falsa creencia que nos dice que una persona es “inteligente” cuando obtiene buenas calificaciones en sus exámenes, cuando piensa rápido en la toma de decisiones, o cuando logra sacar conclusiones en tiempo récord. Pero luego supimos que hay quienes tienen dotes extraordinarios en lo musical, y esa fue una nueva forma de inteligencia. Y así, seguimos adecuando la noción a las distintas capacidades que los humanos podemos tener, o mejor dicho: que tenemos, y que hemos desarrollado con esfuerzo o por una cuestión inherente.

Beneficios de mejorar la inteligencia emocional. Tips para desarrollar tu inteligencia emocional. Para qué sirve la inteligencia emocional?

© Depositphotos.com/elenaburn

Imagen 1. El desarrollo de esta capacidad te permitirá conducirte en el camino de la evolución, controlando las emociones de acuerdo a tus necesidades.

Por otro lado, esta capacidad no puede medirse en evaluaciones, en composiciones ni en otros valores que no se relacionen con la felicidad, con el bienestar, y a su vez con el éxito y con la satisfacción personal. Hay quienes la ejemplifican con la “inteligencia práctica”, con “las enseñanzas de la calle”, o “el contacto con el interior” y “la asunción de las emociones”. Y todas las definiciones tienen su verdad.

Su relación con el liderazgo

Tan amplia es su definición que permite su comprensión en diversos campos. Hoy, la inteligencia emocional es uno de los valores buscados por las más grandes corporaciones, pues el control de las emociones es un bien inasequible que a su vez, puede desarrollarse, y es un factor por demás ansiado para los puestos de liderazgo.

El control de la ira, la optimización de la motivación, el amor (por uno mismo, por los demás, por la profesión), la noción de las relaciones interpersonales y su fomento, la creación de ambientes propicios para la productividad, la resolución de disputas, la negociación y hasta el uso de las emociones como herramientas de provecho son razones suficientes para que el desarrollo de nuestra inteligencia emocional sea un tren que te lleve en ese camino cuesta arriba que a menudo es la vida, especialmente en lo laboral, pero aplicable a cualquier otro entorno.

Claves para desarrollar la inteligencia emocional

Para desarrollarla es necesario, ante todo, hallar la motivación correcta. No se trata de despertar un día y desear querer ganar el doble de dinero, o tener esa oficina de la esquina del corredor, para mágicamente ser “más” inteligente en lo emocional. Se trata, en cambio, de asumirte en tu naturaleza para encontrar el modo de ampliar tus capacidades, desde la satisfacción personal (cualquiera que sea) y no desde la avaricia, desde un monto monetario medible, o desde una razón presente poco propicia para esta meta.

Pero, ¿cómo definirlo? Primero entendiendo qué es en verdad importante para ti. Después, analizando y desarrollando lo que muchos consideran como las 4 dimensiones de la inteligencia emocional:

1. La comprensión y expresión de tus propias emociones. Es la capacidad de entender cómo te sientes, cuál es precisamente la emoción que sientes en esa situación, la asunción de las consecuencias de esas emociones.

2. La percepción y la comprensión de las emociones de los demás. Ser sensible a las motivaciones y reacciones de quienes te rodean, desde la observación y el análisis sin juicios.

3. La regulación de tus emociones. Mantener las negativas bajo control, fomentar las positivas en una dirección que resulte provechosa para cada caso en particular, poner las emociones en movimiento para alcanzar las metas y mantener alta la motivación.

4. Usar las emociones para mejorar el desempeño. Controlar el temperamento, no permitir que los sentimientos nublen tus capacidades, poner la maquinaria en acción hacia una meta positiva y favorable.

Asumir las emociones reales te permitirá tomar más control sobre ellas, lo que significa reducir la ira, controlar las envidias y los resentimientos, a la vez que te facilitará funcionar desde el amor, desde la esperanza y desde el bienestar en un camino de avance, prestando atención a lo necesario para alcanzar la meta definitiva, que es la felicidad, en cualquier ámbito. Y todo eso lo lograrás cuando aprendas a mejorar la inteligencia emocional, y ponerla en acción a tu provecho.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Desarrollar la Inteligencia Emocional, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social