Cómo Desarrollar la Empatía en los Niños

Cómo Trabajar la Empatía en los Niños

Desarrollar la empatía en los niños los estará convirtiendo en adultos líderes. Es que en estos tiempos (de hecho, desde hace mucho) se le enseña a los pequeños que deben obtener buenas calificaciones y entrenar duro para ser los capitanes del equipo. Y hay buenos consejos detrás de eso: cuando aprenden a esforzarse a temprana edad, lo incorporan como una rutina saludable para todas sus metas en la vida. Pero hay un problema: en el intento de enseñarles a “ganar”, a menudo también les enseñamos a desconsiderar a los demás. Después de todo, “sólo puede haber un ganador”.

Entonces, ¿cómo hacer más empáticos a los niños, y al mismo tiempo enseñarles sobre la importancia del esfuerzo y la dedicación?

La importancia de la empatía

En un mundo altamente competitivo, aún hay quienes siguen creyendo que la empatía es una debilidad y no una fortaleza. Pero la experiencia nos ha enseñado que ser empático (es decir, considerar las emociones y percepciones de los demás) es uno de los factores que facilita la creación de buenos ambientes de trabajo, que crea a líderes más respetados y apreciados, y que fomenta la participación y el disfrute en cada actividad realizada.

Claves para trabajar la empatía en los niños. Cómo crear un niño empático. Cómo hacer más empáticos a los niños.

© Depositphotos.com/pavelg

Imagen 1. Educar con el ejemplo es la mejor manera de desarrollar la empatía en los niños.

Eso es en la etapa adulta, especialmente en el ambiente laboral. Pero Roma no se construyó en un día: la empatía necesita aprenderse desde la infancia. Y el ámbito escolar no es el escenario perfecto para ello, pues es también un mundo que prioriza el éxito y el individualismo, por ejemplo en las calificaciones, en las premiaciones etc.

Enseñamos a los pequeños a ser los ganadores de la carrera, pero olvidamos enseñarles lo importante que es considerar a los demás en esta carrera de avance. Después de todo, es una noción que los adultos necesitamos aprender aún antes que los niños: lo importante no es “llegar primero”, sino “llegar bien”, y para ello, propiciar que más personas lleguen bien a la meta al lado nuestro, fomentando las buenas relaciones, la amistad y el respeto, es la clave fundamental.

Enseñar empatía desde el ejemplo

Como siempre te recomendamos, para enseñar a los niños el ejemplo es la mejor estrategia. Si tú actúas con empatía hacia tu comunidad, estarás educando a los niños de un modo directo, simple, y eficiente. Y hay muchas maneras: dejar adelantarse en la cola del supermercado a quien tiene un apuro, o quizás a quien sólo lleva un artículo cuando tú llevas el carro lleno y vas a demorar mucho más. Dejar las monedas del vuelto en la charola de cambio, o en la colecta de caridad. Botar tus residuos en el cesto y no en el suelo bajo la excusa de “hay personas contratadas para limpiarlo”. Son miles de pequeñas acciones de generosidad y respeto por el otro las que enseñarán a tus hijos a ser empáticos.

Actividades para desarrollar la empatía

La Dra. Michele Borba, experta en educación emocional infantil, ha propuesto hábitos saludables para desarrollar la empatía en los niños desde temprana edad:

Aprender sobre puntos de vista: Seguro lo has pensado alguna vez: para adelantarnos a los sucesos, debemos “pensar como ellos”. De igual modo, enseñar a los niños a comprender que los demás tienen sus propios puntos de vista les enseña a ser menos juiciosos, mejores negociadores, y justicieros en lugar de vengadores en un futuro (fundamental para evitar el bullying).

Desarrollar la colaboración: La empatía no sólo se trata de reconocer las emociones de los demás, sino también nos enseña a ejecutar un liderazgo integrador. La cooperación, la solidaridad y la colaboración son herramientas de uso cotidiano, sin consideración de rangos, sexos, edades ni otros en las mentes empáticas, y siempre es mejor cuando se lo aprende desde la infancia.

Desarrollar la imaginación: La imaginación infantil es necesaria para la estimulación sensorial y la creatividad, permite compartir con los demás y hallar soluciones en lugar de problemas. Más simple: menos videojuegos, y más bloques de encastrar, crayones de colores, y juegos al aire libre.

Desarrollar la moral personal: La moral es un conjunto de normas de respeto, generosidad y consideración, que aunque se comparte entre las personas con una educación específica, lo cierto es que se desarrolla en lo personal. Por decirlo de algún modo: lo que está “bien” puede estarlo para una persona, y no para la otra, al igual que lo que es “normal” o “habitual”. Ayuda a tu hijo a desarrollar las nociones de generosidad, respeto, responsabilidad, cariño, consideración por los demás y la práctica de la compasión como su compás moral.

Reconocer los sentimientos: Aprender a reconocer lo que sentimos en cada situación es clave para el desarrollo de nuestra inteligencia emocional y, en los niños, evitará los berrinches y las rabietas sin sentido. Asumir qué sentimos es clave para lidiar con esas emociones, y luego, permite reconocer los sentimientos y emociones de los demás (fundamental para la empatía).

Estos hábitos enseñan a los pequeños a “querer ser el cambio que quieren ver en el mundo”, como rezan las sabias palabras del Mahatma Gandhi. Al ser empáticos los niños podrán reconocer la necesidad, el sufrimiento, y dar solución a las situaciones.

Aplica estas acciones para trabajar la empatía en los niños en cada caso particular, siempre desde el juego y el ejemplo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Desarrollar la Empatía en los Niños, te sugerimos que visites nuestra sección Niños.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social