Decorar un Cuarto Infantil con el Método Montessori

Decorando el Cuarto Infantil con la Técnica Montessori

Para estimular el desarrollo físico e intelectual, pero también procurar la mayor felicidad a tus pequeños, hoy te proponemos decorar un cuarto infantil con el método Montessori.

Seguro reconoces el nombre por nuestra anterior propuesta para hacer el frasco de la calma, que miles y miles de familias del mundo entero están disfrutando. Es que la Doctora Montessori y su escuela son verdaderas eminencias en la estimulación temprana y la búsqueda de técnicas para que los niños sean más creativos, y tú puedes estimularlos siguiendo sus métodos a través de la decoración de su cuarto.

Las bases de la escuela Montessori

El técnica Montessori propone la estimulación de la creatividad y el aprendizaje mediante la experimentación, y no desde lo académico, rígido y estandarizado. Todo este movimiento, también referido como “la escuela Montessori” o su técnica, anima a los niños a realizar actividades de creación, de experimentación sensorial, de contacto y de expresión (oral, corporal, artística) como medios para adquirir conocimientos mucho más perdurables y funcionales que los rígidos obtenidos a través de libros.

Preparar el cuarto de niños con la técnica montessori. Cómo estimular a un niño con la escuela montessori. Ambientar un cuarto con segun montessori

© Depositphotos.com/2mmedia

Imagen 1. ¿Sabías que también puedes aprovechar los conceptos del Método Montessori en habitaciones de adultos? Pruébalos y disfruta de sus beneficios.

Con el Método Montessori se propone lograr “salones” de clases compuestos de niños y niñas de diversas edades, normalmente desde los 2 y 1/2 y hasta los 6 o 7 años en una misma sala. Allí, cada quien a su ritmo y sin estandarizaciones, aprenden mediante actividades que van desde la creación con bloques encastrables, hasta la expresión corporal devenida de una lectura general. No hay pupitres, no hay uniformes; hay sitios generales, se estimulan las nociones de solidaridad, el compartir, y los resultados son simplemente fenomenales.

Este movimiento ha ganado gran fama a nivel mundial. Los denominados “niños Montessori” tienen más energías, gran curiosidad, aprenden más fácilmente, y lo que es más importante: son felices, empáticos y emocionales.

Cómo decorar el cuarto infantil con el método Montessori

La llamada nursería o cuarto infantil con el método Montessori, es literalmente una manera de diseñar, montar y decorar la habitación de tu hijo. Mejor si fuera una estancia de uso privado, pero si tienes dos o más niños que la comparten, también podrás aplicar estos consejos para fomentar su bienestar, despertar su curiosidad, y permitir un disfrute mucho mayor que las decoraciones convencionales.

Para ello, reutiliza lo que tienes con simples adaptaciones, o comienza desde cero. Si estás planificando la decoración y debes adquirir todo, concéntrate en conseguir muebles multifuncionales o fáciles de adaptar: cunas que luego puedan convertirse en camas infantiles (mira la siguiente idea), mesas cambiadoras que se ajusten a sitios de guarda y apoyo auxiliar, roperos cuyas alturas se vayan ajustando según tu hijo vaya creciendo. Enfócate en la mentalidad de la Técnica Montessori: descubrir, jugar, experimentar.

La cama es un elemento de gran importancia. Si trabajas a partir de una existente, tal vez esta adaptación te sorprenda: llévala al nivel del suelo. La “cama de piso” no sólo resulta entretenida para el pequeño, sino que también promueve su libre movilidad de un modo seguro, a la vez que eficiente, que es otro precepto importante de esta técnica. Para evitar la transferencia de temperaturas, coloca el elástico de la cama en el suelo, o une el colchón a colchonetas aislantes de acampada (o con planchas grandes y gruesas de goma Eva/foamy).

En lo que respecta a la decoración, hay un consejo simple: mantenla al mínimo absoluto, y concéntrate en la funcionalidad. Evita colocar elementos sin un uso específico y, más importante: cosas que el niño pueda tomar, tocar y experimentar. En lugar de cuadros enmarcados, pinta el muro con pintura de pizarra (o instala una placa de pizarra de rotulador), para que puedan expresarse en su propio sitio. Mantén los ambientes con el mínimo de contenido posible: sólo algunos pocos juguetes, mejor si son elementos de experimentación sensorial o de creatividad, es decir: una cubeta de bloques encastrables es mucho mejor para su desarrollo que la figura de acción de moda.

Los armarios (roperos y zonas de guarda) deben ser fáciles de abrir. Así, el niño puede escoger su propia ropa, tomar sus elementos, y no siente la “privación” de muebles a los que no pueda acceder. Esto, contrariamente a lo que se considera, no promueve una toma inapropiada de libertades, sino que estimula la noción de elecciones, responsabilidad y orden.

Pon en práctica estos consejos para decorar un cuarto infantil con la técnica Montessori, y estimula el desarrollo de tu niño para que, el día de mañana, sea el mejor adulto que pueda ser.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Decorar un Cuarto Infantil con el Método Montessori, te sugerimos que visites nuestra sección Niños.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social