Cómo decirle a tu hijo que es adoptado

La mejor edad para decirle al niño que es adoptado

La mayoría de padres que adoptan hijos sienten incertidumbre y miedo al rechazo a la hora de contarles su verdadero origen, además de no saber cuál es la mejor edad para decírselo y de qué forma.

Distintos especialistas creen que se debe contar la verdad cuanto antes mejor, y es que no tiene sentido ocultarle a tu hijo que es adoptado durante años, tratando de llevar el tema como si se tratara de un delito o algo indigno.

Si tu hijo ha sido adoptado poco después de su nacimiento, es conveniente hablarle de forma clara tan pronto empiece a tener un mínimo uso de razón, lo cual suele suceder de los dos a los cuatro años. Aunque en ese momento no entenderá plenamente qué es lo que le cuentas, se irá haciendo la idea de que no ha salido de la barriga de su madre sino que sus padres adoptivos lo fueron a buscar a otro lugar.

Desde los tres hasta los seis años se suele tomar la adopción hasta como un tema divertido por parte del niño, que se puede sentir único al ser alguien que los otros de su clase no son; esto es algo totalmente normal, pues aún no ha desarrollado plena conciencia ni entiende el sentido de adopción.

Pasada esa edad, el niño empezará a preguntarse sobre sus otros padres o sentir conciencia de que en su día fue abandonado, entrará en un estado de ambivalencia en el que los padres deberán estar pendientes de él, seguir resolviendo cualquier duda, y por encima de todo, ser comprensivos, dado que no siempre es un estado fácil de asimilar.

Cómo contarle a un niño que es adoptado

Como hemos dicho, la mejor edad es entre los dos y los cuatro años.

Para contarle al niño que es adoptado, se debe elegir una hora en la que esté tranquilo, y sentarse ambos padres adoptivos junto a él. A continuación, es recomendable decirle que él no viene de la barriga de su madre como los demás, sino que sus padres son adoptivos y fueron a buscarle a determinado hospital o país.

A edades tempranas, el niño entiende el término adopción en un sentido muy amplio, sin pararse a pensar en abandonos o su dificultoso pasado, en ese sentido no habrá problemas, pero sí seguramente pregunte muchas cosas: los padres deben responder a todo lo que se les pregunte, es más, deben demostrarle plena confianza para que pueda resolver todas sus dudas, y explicarle que cuente con ellos para saber lo que quiera sobre su historia y la adopción.

Algunos psicólogos también recomiendan que a la hora de contarle la verdad, se apoye la declaración con un álbum de fotografías y otros recuerdos de cuando el niño fue adoptado, para ayudarle a entender y a la vez demostrar que aún sin ser sus padres biológicos, lo aman exactamente igual que cualquier otra familia.

En definitiva, ante un caso de adopción se debe actuar con naturalidad y sin ocultar o falsear datos, siendo comprensivos con el niño y explicándole todo lo que desee saber.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo decirle a tu hijo que es adoptado, te sugerimos que visites nuestra sección Niños.

Esta nota te fue útil?
6 valoraciones.
El 67% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social