Cómo cuidar el bolso en la playa

Cómo cuidar el bolso en la playa

Para ir relajado a la playa, puedes recurrir a estos trucos que te ayudarán a mantener lo tuyo en tu bolso, lejos de robos y sin llamar la atención.

Cómo cuidar el bolso en la playa

Cómo evitar los robos en la playa

Cuando vamos a la playa pensamos en tumbarnos sobre una reposera o una lona, disfrutar del sol, e ir al agua cuando sentimos calor, pero esto implica dejar nuestras pertenencias casi olvidadas y a merced de los amantes de lo ajeno. Por ello, solemos tomar turnos para que alguien se quede en la zona de asentamiento, cuidando de las pertenencias de todos, cosa bastante angustiosa para quien tenga la responsabilidad en ese momento.

El problema es cuando vamos solos a la playa, pues no contamos con este sistema de seguridad. Aquí solemos enterrar en la arena nuestro dinero, o simplemente evitamos ir al agua o a comprar bocadillos para no tener el estrés de custodiar de nuestras pertenencias desde lejos.

Cómo cuidar el bolso en la playa
Cómo cuidar el bolso en la playa

© Depositphotos.com/haveseen

"Deja de lado los bolsos cerrados y pequeños; reemplázalos por canastas abiertas y bolsos incoloros, para evitar la tentación y curiosidad."

Veamos algunos trucos que te ayudarán a mantener tus pertenencias de forma más segura, lejos de robos y sin llamar la atención en la playa.

Un bolso para evitar robos en la playa

El bolso de playa debe ser lo más visible posible. Los de plásticos incoloros son ideales, pues evitan la tentación de ir a revolver el interior. Si el malhechor puede ver desde la distancia que en el bolso sólo cargamos con un bronceador, una toalla y nuestra novela de lectura, olvidará sus ganas de ir a robarlo.

Deja de lado los bolsos cerrados y de pequeños tamaños; reemplázalos por canastas abiertas y bolsos incoloros, para evitar la tentación y la curiosidad. Si prefieres, puedes llevar una pequeña conservadora con bocadillos, refrescos, y poner allí dentro tus pertenencias, siempre individualizándolas con bolsas plásticas para evitar enchastres.

Más seguridad en la playa con botellas usadas

Todos llevamos un bronceador o un protector solar a la playa, y ningún malhechor piensa en quitárnoslo. Por eso, usaremos este elemento para ayudarnos a cuidar lo nuestro.

"En la botella de protector solar ocultaremos el dinero, las tarjetas, las llaves, el celular y todos los elementos que queramos lejos de los malhechores."

Cuando hayas acabado una botella de protector solar, lávala bien y córtala con un cúter, apenas por debajo de la altura de los "hombros" de la botella. Ya limpia y seca, corta una tira de acetato o de cartulina gruesa para colocar por dentro, adhiriéndola con adhesivo universal. Esto permitirá volver a encastrar la parte superior sin que se desprenda, aunque bien puedes usar una placa metálica y adherir magnetos delgados en la parte superior, mejorando más el cierre.

En esta botella de protector solar ocultaremos el dinero, las tarjetas, las llaves, el celular, la cámara de fotos, los documentos y todos los elementos que queramos lejos de los malhechores.

Otra buena idea, más simple aún, es aprovechar el envase externo de las barras labiales. Una vez usado, simplemente retira el componente interno, el que sujeta al producto. Lava bien y deja secar. Luego, enrolla tus billetes y colócalos allí dentro, para ocultar tus elementos de las miradas ajenas.