Problemas de Conducta en Niños

Niños con Problemas de Conducta, ¿Cómo Corregirlos?

Cuando pensamos en un niño con problemas de conducta, seguramente vendrá a nuestra mente una gran cantidad de imágenes conocidas: pataletas, berrinches, llantos, negaciones, desorden, agresividad y angustias. Es muy normal que los pequeños atraviesen etapas de rebeldía, normalmente cuando se manifiestan los cambios en sus etapas de vida, como modo de adaptación a su nueva configuración del ser. Pero no debes quedarte de brazos cruzados ni acudir a las palabras agresivas o a los malos modos para establecer algún tipo de vínculo con tu pequeño. Muy por el contrario, debes corregir cuanto antes estos desórdenes de conducta de un modo alentador, positivo y en un marco de amor y entendimiento.

No festejar los problemas de conducta

Puede sonar obvio para muchos, pero es un punto por demás importante para corregir los problemas de conducta de un modo comprensivo. Esta es una batalla paciente que habrá de librar los padres, hermanos, tíos, amigos y todo ser que rodee al pequeño. En especial los adultos, quienes suelen reír o festejarle al niño ciertos comportamientos, o quienes se apresuran para darle lo que pide (con capricho) sólo para evitar la batahola de gritos y llantos que saben que aparecerán ante la negativa de esa golosina o ese juguete.

Qué hacer para corregir al niño con problemas de conducta. Métodos para tratar a un niño con problemas de conducta

© Depositphotos.com/Buurserstraat38

Imagen 1. El 'tiempo fuera' es más efectivo que la agresión verbal para niños con problemas de conducta.

Eso de darle lo que pide, cuando lo pide y sin razón, es otra manera de festejar sus berrinches. Eso es hacerle saber claramente que conseguirá lo que quiere si hace una conducta negativa, cuando lo que necesitas es enseñarle exactamente lo contrario. Está bien si el niño se siente enfermo y toma su desayuno o su cena en la cama, pero no que lo haga a diario y sólo porque se encapricha con ello, pues pronto verás que es la propia psiquis del niño quien pide corrección a gritos, lo que demostrará volcando el vaso de leche sobre el cobertor u ocultando los restos de la pizza debajo de la almohada.

Enseñar con el ejemplo

Si tu hijo hace llantos y berrinches, y tú respondes con gritos y agresiones, entonces no le estás enseñando una mejor conducta que la que hace él o ella. Debes respirar profundo, mantener la calma, hablarle en un tono de voz neutro, claro y conciso. “No vuelques tu leche, pues tu cama quedará mojada”, y luego una caricia será mucho más efectivo que un grito enfadado, y lograrás un vínculo afectivo mucho más profundo con el pequeño.

Los problemas de conducta en niños se deben atender y corregir cuanto antes, para que no evolucione en un desarrollo socialmente inadecuado. Es difícil, pero debes lograrlo: mantener la calma, hablarle claramente, explicarle qué es lo que está haciendo mal, por qué, y decirle claramente lo que deseas que haga. Deberás tener mucha paciencia aquí, pero será mucho más asertivo que el enojo y el regaño.

Poniendo límites a los niños con problemas de conducta

La rebeldía es una manera de imponernos al mundo en nuestra propia personalidad. Sucede con los adolescentes, bien lo sabes, y también con los niños pequeños. Por eso, debes poner límites realistas para poder hacerlos cumplir, y también algunas veces deberás dejarle ganar una que otra batalla. Si el niño no quiere comer y hace berrinches cada día a la hora de la cena, entonces pauten un sistema de recompensas. Debe sentarse con el resto de la familia en torno a la mesa, aunque no quiera comer. Pero debe estar allí, sin juguete. Le dejarás su deseo de “no comer”, pero cumpliendo con la norma de estar sentado a la mesa… y, en pocos minutos, el propio aburrimiento lo hará comenzar a comer.

El tema de la comida es un asunto de bastante frecuencia en los problemas de conducta. Otro buen ejemplo de elegir tus batallas puede ser “quien termina su plato de comida puede disfrutar de un helado en el postre”. Eso sí: sirve porciones pequeñas adecuadas, para fomentar al pequeño a que cumpla con el cometido. Y luego, cumple con tus promesas. Esta es una enseñanza que lo acompañará toda la vida: si hay esfuerzo y cumplimiento, habrá recompensa.

Sé claro, constante y realista en tus pedidos y en los límites impuestos. Mantén el amor, el buen trato y el respeto, sin acudir a gritos o agresiones, y en mucho menos tiempo de lo que piensas ayudarás a tu pequeño a corregir sus problemas de conducta, de por vida.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Corregir Problemas de Conducta en Niños, te sugerimos que visites nuestra sección Niños.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social