Cómo Convivir con Personas Desordenadas

Entra aquí y aprende cómo lidiar con personas desorganizadas, aplicando algunos consejos fáciles que dejarán tu hogar y tu trabajo en perfectas condiciones.

Cómo Convivir con Personas Desordenadas

Vivir en el Desorden

Hay algo que no podemos negar: la organización es el primer y mejor paso para avanzar en nuestros planes, lo que hace fundamental y necesario aprender a convivir con personas desordenadas en nuestro hogar, en la oficina, o en cualquier ámbito. Lo que podría parecer una tarea magnánima, puede en verdad ser simple si sabes qué estrategias implementar en cada caso. ¡Y eso es lo que veremos en este artículo!

Claves para convivir con personas desordenadas. Tips para vivir en desorden. Como lidiar con personas desordenadas
¿Esta imagen te pone los pelos de punta? Aprende a tratar con personas desordenadas poniendo reglas que permitan la convivencia.

© Depositphotos.com/sergeypeterman

La salud del orden

No se trata de ser un fanático del orden ni de tener espacios que parecen “intocables” donde cada cosa tiene su ubicación precisa. Si notas que el desorden más leve altera tu capacidad de concentrarte, quedarás expuesto a constantes interrupciones en tu trabajo, especialmente en la oficina.

Por otro lado, vivir en el continuo desorden es absolutamente perjudicial para tu productividad. Seguro habrás visto en Internet la última foto del escritorio del genial Albert Einstein, repleta de papeles que parecía abogar en defensa de los desordenados. Pero hay un análisis más profundo por hacer. Es que un poco de “caos organizado” puede de hecho ser beneficial para tu productividad y creatividad.

Pero la clave está en esa expresión tomándola por completo: “caos” (la desorganización aparente, donde las cosas no están estéticamente a la perfección) y “organizado” (la capacidad de no tener todo perfecto a la vista, pero con ciertos parámetros de ubicación y uso. Por decirlo en otras palabras: quizás tengas todos tus papeles llenando tu mesa de trabajo… pero no tendrás papeles de trabajo en la cocina, en la sala, en los cajones y en cualquier sitio. Se trata de encontrar el camino medio: ni demasiada perfección estética, ni demasiado desorden y desorganización.

Tips para convivir con personas desordenadas

Si tú tienes buen nivel de orden, encontrarte con personas desordenadas puede hacerte perder tiempo – ya sea ordenando todo lo que dejan fuera de lugar, tu escritorio al comenzar el día, perdiendo tiempo buscando algo que necesitas y que nadie recuerda dónde quedó, o más.

Por otro lado, si se trata de tus hijos puedes educarlos para el orden, aunque si ya fueran mayores, o si se trata de un adulto, debes comprender que por mucho que lo pidas, no lograrás cambiar su conducta hasta tanto ellos no lo decidan. Dicho eso, sí hay maneras en las que puedes estimular el orden en tus ambientes, sean los laborales, familiares, sociales o donde sea.

Lo primero es predicar con el ejemplo. Especialmente en casa: si tú te dejas vencer y dejas todo regado por ahí, ciertamente estarás empeorando el asunto. Cuando tus hijos o tu pareja vean que ni bien llegas a casa dejas tu bolso en el mismo sitio y cuelgas tu abrigo, estarás demostrando un modelo de conducta digno de imitar.

No te encargues de todo. Este es uno de los pasos más difíciles, pero también es correcto para tu paz mental: no eres responsable del desorden ajeno. Si compartes la oficina, por ejemplo, sólo responsabilízate por los elementos que tú ocupas, por tu propio escritorio, tu propio abrigo en el respaldo de tu propia silla, y tus propios archivos. ¡No eres el encargado de la limpieza de tu oficina, sino su usuario!

Tratar con personas desordenadas. Consejos para convivir con alguien desordenado.

Estimula el orden creando un sistema que sea claro, directo, y fácil de usar, en cada sitio.

© Depositphotos.com/belchonock

Facilita el orden. Este es el mejor consejo. En lugar de regañar y maldecir a los cuatro vientos, crea un sistema que estimule el orden de un modo fácil y directo. Por ejemplo, crea unos estantes con cajones claramente etiquetados en la habitación de tus hijos, en la sala, en la cocina que compartas con amigos o donde sea, para que cada cosa tenga su lugar y sea fácil identificarlo. En tu oficina, pon ficheros, cajones o armarios completos claramente identificados, para que sea simple hallar el destino de cada papel y posibilitar su guarda. Usa colores, tipografías llamativas, hazlo un juego en el caso de los niños, y lo que sea más adecuado para estimular la buena guarda de cada cosa.

Acepta que, algunas veces y en algunos espacios, habrá desorden. Si tus hijos adolescentes son desordenados, permíteles un poco que lo sean, sólo en su habitación (siempre y cuando se cumpla la higiene, por supuesto). Si es tu pareja, permítele algo de desorden en su espacio favorito, o que use su propio sistema (aunque te parezca incomprensible), pues esto puede que sea una herramienta para su bienestar. Sólo pon reglas claras en ámbitos generales, por ejemplo, determinando que la sala o la cocina estén en orden, o que los papeles de trabajo estén siempre en buena guarda, para no perder tiempo en la jornada.

"Especialmente en casa: si tú te dejas vencer y dejas todo regado por ahí, ciertamente estarás empeorando el asunto."

"Acepta que, algunas veces y en algunos espacios, habrá desorden. Sólo pon reglas claras en ámbitos generales."

Crea tu propio espacio. Divide la oficina, haz tu sala de labores en casa, múdate a una vivienda lejos de tu hermano, tu amigo o tus padres si fueran demasiado desorganizados para tu gusto, o aclara los términos con tu pareja para que nadie sufra de nervios con la conducta del otro.

Ten paciencia, no te enojes, pide orden facilitándolo con sitios de guarda, y haz lo posible por aplicar el consejo más adecuado para vivir con personas desordenadas sin que signifique un impacto para tu bienestar diario.