Cómo Controlar la Mente

5 Trucos para Controlar la Mente

Tu cerebro es fácilmente manipulable, y por eso hoy te enseñamos algunos trucos para controlar la mente, tus pensamientos, y vivir con más satisfacción cada día. Se trata de 5 actos que cualquier persona puede implementar, en cualquier momento, lugar y situación.

Usa estas técnicas mentalmente (es decir, sólo pensándolas) o verbalmente, pronunciando las palabras precisas que te ayuden a modificar el patrón de pensamiento, y que convencerán a tu cerebro de tu propio bienestar y felicidad.

1. Justifica tus pensamientos

También tus pedidos, tus emociones, todo. Darle una razón a lo que sientes y lo que expresas, por alocado que suene, te ayuda a tranquilizar la mente y a restarle poder a los temores. En especial cuando debas juntar el valor para hacer algo que te atemorice (como hablar en público, o emprender una nueva actividad).

5 tips para controlar la mente propia y de los demás. Tecnicas sencillas para controlar tu mente y vencer el temor. Métodos para controlar la mente

© Depositphotos.com/minervastock

Imagen 1. Conoce cómo controlar la mente y elevar tus energías, para tomar las riendas de cada aspecto de tu vida.

Para estos casos, por ejemplo dile a tu mente “voy a hablar en público porque esto me ayudará a avanzar en mi carrera”, o “me animo a subir a ese trampolín alto porque me dará energía y coraje para mi desempeño”. Lo cierto es que no importa demasiado la razón que des, siempre y cuando la unas a tus emociones.

2. Negativo y positivo

Cuando algo te asuste o te provoque emociones negativas, modifica tu pensamiento proponiéndote hacer una tarea mucho mayor (¡y peor!), y luego “conformándote” por hacer algo menos drástico.

¿Tienes miedo de hablar en público? Proponte hacerlo con una nariz de payaso y una peluca de colores. Ya que no te animarás a ello, “confórmate” con vestir tal y como estás ahora, y ve al podio a dar tu discurso.

3. Agrádate para controlar la mente

Cuando estás en un restaurante eres más propenso a dejar una buena propina al camarero que te atendió con una sonrisa en el rostro. De igual manera, estarás mejor predispuesto a hacer cosas por ti si te conviertes en alguien que te agrada, que te cuida y que es generoso contigo mismo.

Dile a tu mente que “mereces ese bocado de chocolate por tus esfuerzos de todo el día”, en lugar de decirte que “necesitas el chocolate porque subirá tus energías”. Reconócete como una persona completa, capaz, dedicada, y no como un frágil ser que necesita consuelo en las cosas pequeñas.

4. Basta de prohibiciones

Aplica esta regla a cualquier aspecto de tu vida interior. Deja de decirte a ti mismo todo lo que “no puedes” hacer, ya sea porque no te sientes capaz, o porque estás haciendo un régimen para bajar de peso. Dite a ti mismo que “podrías escalar el Cerro Aconcagua si te lo propusieras”, incluso si no tienes interés alguno de hacerlo, pues es el pensamiento negativo el que pronto se traslada a otras areas.

Dite que “no quieres comer esa hamburguesa con patatas” en lugar de “no puedes comerlas porque estás a dieta”. Date el poder a ti mismo en estas frases simples para controlar la mente, y contagiar también esa motivación a las demás áreas de tu vida.

5. Asume tus emociones

Admitir tus verdaderas emociones elimina los monstruos debajo de la cama, ¿lo sabías?. Cuando estés nervioso por esa conferencia que debes dar en público, dite a ti mismo que estás emocionado, extasiado, totalmente feliz de hacerlo. Enunciar estas emociones (incluso cuando no sean ciertas) restará poder al temor, y te predispondrá de una manera más positiva. Sólo pruébalo.

Cómo controlar la mente de los demás

Estas técnicas para controlar tu mente también pueden ayudarte a controlar la de los demás, al menos a dirigir sus pensamientos cuando lo necesites, por ejemplo, para motivar a un equipo de trabajo o elevar el espíritu de tus compañeros antes de un examen. Veamos algunos ejemplos:

1. Justificar tus pedidos a los demás los convencerá de que su rol es muy importante, que en verdad no deben esforzarse por ser imprescindibles en tu plan. Pruébalo: cuando estés formando fila, pide a una persona si puedes adelantarte a su lugar, y antes de darles tiempo a pensar o contestar, diles tu razón, sea la que sea: "tengo una reunión urgente en el trabajo y llego tarde", "tengo una gran comezón en el pie", o "mi extraterrestre de mascota me espera en el coche".

2. Negativo y positivo. ¿Vas a pedirle a alguien que te haga un favor? Haz una petición tremendamente exagerada y, cuando se nieguen o se muestren incómodos, confórmate en pedir algo menor, que es lo que ibas a pedirles desde el principio. Por ejemplo, algo como “¿Me ayudas a trasladar un mueble de 150Kg tres plantas arriba por la escalera?”, y luego cámbialo por, “Está bien, lo entiendo. En ese caso, ¿me ayudarías al menos a mover mi escritorio de lugar en la oficina?”. Veras lo gustosos que estarán de ayudarte.

3. Agradar. Para que una persona sea más propensa a congraciar contigo, un buen camino es agradarle. Y nadie es más agradable a ojos ajenos que un espejo, así que puedes controlar la mente de los demás simplemente imitándolos de un modo casi imperceptible. Viste como tu interlocutor, usa las mismas palabras que use, simula incluso sus gestos y párate de frente a él, manteniendo el contacto visual pero sin intimidar, igual que si fueras su espejo. Eso sí: mantén la sutileza, no querrás provocar desagrado.

4. En vez de prohibir: se empático. ¿Recuerdas el consejo sobre cómo controlar la mente eliminando las prohibiciones? Del mismo modo, si quieres seducir la mente de otra persona no debes negarlo en su derecho o en su poder. Si tu colega se está quejando contigo por el mal trato del jefe, no le recuerdes que llega siempre tarde a la oficina, sino algo como “alguien como tú sería apreciado en cualquier oficina, el jefe no está notando tu verdadero potencial”. No estarás insultando a tu jefe a sus espaldas (lo que podría tener muy malas consecuencias), y estarás ganándote la confianza y buena predisposición de tu compañero de oficina.

5. Las emociones: En este caso, si buscas controlar la mente de los demás, en lugar de asumir las verdaderas emociones, lo mejor es “sembrarlas”. Así, si quieres darle confianza y poder a tu compañero de estudios antes del examen, aplica la misma técnica que usas en tu propia mente, y dile cosas como “¡Vaya, qué emoción tengo por dar este examen!”, “¡Qué felicidad, estamos a punto de dar el examen y tendremos el resto del día libre!” o “¡Estoy emocionado de que ya pronto terminaremos con este examen!”. Contagiarás tu buena emoción, restando nervios y ansiedades.

Pon a prueba estas técnicas para controlar la mente propia y de los demás, y deja atrás los temores sintiendo más ánimos en cualquier situación que enfrentes a diario.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Controlar la Mente, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social