Cómo compartir el juego con los niños

Juegos con los niños

Jugar con nuestros niños implica una serie de sensaciones placenteras para ambas partes, permite compartir alegría, risas, diálogo, y hacer funcionar la imaginación constantemente.

Lo ideal es jugar disfrutando el juego. Si el niño transforma su cama en un auto de carrera, el papá o la mamá puede transformarse (simplemente sentándose a su lado) en su copiloto de confianza.

Es fundamental saber, que el adulto que comparta el momento del juego con el niño no debe imponer su propio juego, sino más bien, debe tender a sostener y crear, escuchar y observar el interés del niño. La función del papá o mamá, es la de enriquecer el juego participando en los roles que el niño quiera y también aportando algunas ideas, por ejemplo, sugerir el cambio de ruedas para correr más rápido.

El adulto debe ser participe del juego y no controlarlo, solo debe intervenir si el mismo implica un riesgo para el niño o sus amiguitos. Por ejemplo en juegos torpes (guerra, luchitas, etc.) que puedan ocasionarles lesiones y si los niños no desean cambiar el juego se les puede dar alternativas para modificarlos, por ejemplo construir chozas, escondites, tanques, etc.

Siempre es recomendable proveer a los niños de juguetes o materiales varios (descartables, colchas, papeles, masa) para que puedan armar su propia “escenografía” de juego y así enriquecer el momento lúdico.

El juego es una forma muy efectiva y divertida de favorecer el desarrollo cognitivo y afectivo de los niños.Los niños “necesitan” jugar para de esa manera poner en funcionamiento su imaginación y los padres proveerles la oportunidad de hacerlo.

Es decir, todos los padres o adultos, debemos apoyar y ayudar a los niños en sus juegos, ya que somos los primeros compañeros en este mundo de fantasía, ideal para construir importantes vínculos.

Algunos consejos a la hora de jugar con niños

 

  • Jugar junto a él.
  • Brindarles un espacio amplio y seguro par que pueda realizar su juego.
  • Que los juguetes estén guardados y en un lugar accesible para el niño, para que pueda sacarlos y usarlos con facilidad cada vez que desee jugar.
  • Ante cualquier tipo de juego, por mas “ridículo” que pueda parecerle al adulto, jamás reírse de él o decirle que es algo tonto.
  • Escucharlo con interés cuando nos quieren contar o hacer participes de sus juegos y buscar juntos los elementos que el puedan ser útil o de su interés. Por ejemplo si está en le época en que se interesa por los dinosaurios, proveerle libros en donde haya imágenes de los mismos, como vivían, que comían, comprarle algunos de plásticos, hacer la figura de los mismos en masa, dibujarlos y colgar su “cuadros” en la pared, etc.

 

Si deseas leer más artículos similares a Cómo compartir el juego con los niños, te sugerimos que visites nuestra sección Niños.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social