Cómo bañar a un bebé

Bañar a tu bebé es una de las experiencias más maravillosas, ya que crea un vínculo muy especial con sus padres. Aprende algunos buenos consejos en esta nota.

Cómo bañar a un bebé

Consejos para bañar al bebé

Para que se sientas segura, preparada y puedas disfrutar el momento de bañar a tu bebe, te damos algunos consejos. No es difícil, solo hay que tener algunos cuidados.

Mientras tenga el cordón umbilical, es conveniente bañarlo solo con una esponja. Recién después de que se le caiga podrás bañarlo en la bañadera. Para una mayor comodidad, ubica la bañadera sobre una mesa o la mesada de la cocina. Así estarás a una buena altura y evitarás un posterior dolor de espalda.

Cómo bañar a un bebé
Cómo bañar a un bebé

Para bañarlo en la bañadera, llena la misma con agua tibia y comprueba con la muñeca si la temperatura está bien, ya que si el agua estuviera muy caliente podría provocarle quemaduras al bebé.

Elige un cuarto que sea calentito y que no tenga corrientes de aire. Ten todos los elementos que necesitarás a mano (toallas, jabón, pañal, crema para el cuerpo, esponja y la ropita que le pondrás al sacarlo de la bañadera). Acuesta al bebé sobre una mesa, cama o cualquier superficie plana (no lo dejes solo ni por un segundo) y procede a sacarle la ropita.

Introduce al bebé en la tina o bañadera, con una mano sostén su cabeza y el cuello  y con la otra comienza a lavarle todo el cuerpo con ayuda de una esponja o toallita suave. Utiliza un jabón muy suave o un jabón exclusivo para bebés.

Si notas que el bebé se resbala demasiado, coloca en el fondo de la bañadera una toalla.

Limpia con cuidado la cabeza, el cuello, detrás de las orejas y especialmente entre los dedos de las manos y los pies. Enjuaga muy bien a tu bebé, para no provocar irritaciones en su piel.

Si lavas su cabello, házlo también con un champú para bebés y ten especial cuidado que no entre en los ojitos ni un poquito. Enjuaga muy bien.

Por último, retíralo de la bañadera, envuélvelo en una toalla suave y comienza a secar con mucho cuidado.

No es necesario que bañes a tu bebé todos los días, solo lavale frecuentemente la carita, el cuello, las manos y el área del pañal cuando se ensucie.

Si llora cuando lo bañas, prueba dándole algún juguetito, y si es muy pequeño con una media o un pedacito de esponja en sus manos se distraerá, alejando el temor que pueda sentir por el baño.

"Mientras tenga el cordón umbilical, es conveniente bañarlo solo con una esponja. Recién después de que se le caiga podrás bañarlo en la bañadera."

"Elige para bañaral bebé un cuarto que sea calentito y que no tenga corrientes de aire."