Tips para ayudar a los Niños a enfrentar una Mudanza

Mudanza cuando hay niños

La reacción de un niño ante el cambio que considera una mudanza depende de cada edad y de la personalidad del mismo, pero por lo general se siente  desplazado (al no ser consultados con respecto a esta decisión), con incertidumbre e inseguridad ante el nuevo entornos que deberá afrontar, desde el barrio hasta los amigos, sentimiento de no pertenencia a ningún grupo y desprotegido (debido a que todo su mundo conocido desaparece).

Cómo reaccionan los niños ante una mudanza

Los sentimientos despertados por una mudanza suelen transformarse en conducta de comportamientos muy diferentes a las habituales. En los más pequeños es común notarlos irritables y que hagan regresiones en su comportamiento, por ejemplo hacerse pis, chuparse el dedo, querer volver a la mamadera, etc.

En los mas grandecitos encontraremos inapetencia, retraimiento en el carácter (timidez), alteraciones en el sueño, reacciones agresivas, inquietud, pérdida de interés en las que eran sus actividades favoritas anteriormente y menor rendimiento escolar entre otras.

En los que se encuentran en el comienzo o transitando la adolescencia, que a su vez son los más difíciles de convencer ante una mudanza, notaremos dificultad para concentrarse, dolores de cabeza y de estómago, reacciones agresivas y comportamiento antisocial.

Cómo ayudar a los niños a enfrentar una mudanza

Pero, los padres pueden ayudar a que este cambio no se traumático o que esos sentimientos desaparezcan con mayor rapidez, si tomamos en cuenta algunos recaudos y cumpliendo con ciertas pautas, ante, durante y después de la mudanza. Las siguientes ideas son claves para que nuestros hijos se sientan comprendidos y contenidos por los adultos.

  • Explicar la situación lo más claramente posible a través de mensajes cortos, ya que si los niños son muy pequeños, su periodo de atención es breve.
  • Escuchar lo que ellos tengan que decir con respecto a la mudanza y tratar de entender su punto de vista.
  • Brindar la mayor cantidad posible de tranquilidad y seguridad y no permitiese ceder ante rabietas o caprichos.
  • Si es posible, siempre se recomienda realizar una visita previa al nuevo hogar antes del día de la mudanza, y recorrer el barrio en donde se encuentra, buscando lugares significativos como una plaza o club donde puedan practicar su deporte, la escuela, etc.
  • Permitir que los niños participen en algunas decisiones como la elección de su cuarto, donde pueden ir algunos muebles, donde colocar la cucha del perro, etc.
  • El día de la mudanza armar una caja con los elementos más significativos para los niños, en la cual colocaremos sus juguetes preferidos, sábanas para dormir, pijama, cepillo de diente, etc.
  • Lo primero que se debe ordenar el día de la mudanza, es la habitación del niño, de esa manera podrá disfrutar de un lugar que sienta suyo en medio del desorden que se genera ese día.
  • Lo ideal, es mantener en el nuevo lugar las rutinas diarias, como el horario habitual en el cual se acostaban y levantaban, el horario de las comidas, etc.
  • Apenas nos instalemos de debe averiguar en los clubes o asociaciones deportivas o de idiomas, para que se reincopore lo antes posible a sus actividades diarias.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo ayudar a un Niño que ha sufrido una Mudanza, te sugerimos que visites nuestra sección Niños.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 60% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social