Cómo Aprovechar el Estrés Laboral

Consejos para Aprovechar el Estrés

Se cree que el estrés es malo, sin embargo, es preciso hacer una distinción al respecto: Son los niveles elevados lo negativo, porque si está presente en pequeñas cantidades, nos aporta más vitalidad y reduce el envejecimiento. Es por eso que podemos afirmar que se puede aprovechar el estres laboral para algo productivo.

Los estudios han indicado que los períodos breves de estrés son buenos para la salud, siempre y cuando no se mantengan en el tiempo y no aumenten cada vez más. El estrés y el sistema inmune están más que relacionados, por ello, cuando estamos demasiado estresados nos enfermamos (al reducirse las defensas). Al contrario, las pequeñas cantidades mejoran nuestra salud en general, así como también la función cognitiva.

Cómo sacar provecho del estres en el trabajo. Tips para aprovechar el estrés laboral. Consejos para aprovechar el estrés en el trabajo

© Depositphotos.com/Porechenskaya

Imagen 1. Se cree que el estrés es malo, sin embargo, son los niveles elevados lo negativo.

4 tips para aprovechar el estrés laboral

Dejando de lado las explicaciones científicas y teóricas, es momento de poner manos a la obra. Presta atención a los siguientes tips para aprovechar el estrés laboral:

Identifica el nivel que experimentas: Lanzarse en paracaídas también aumenta los niveles de estrés, por ejemplo. Los sentimientos de ansiedad te provocan un aumento en la producción de dos hormonas, cortisol y adrenalina, debido al exceso de energía. Para poder determinar si tu estrés es saludable o perjudicial, tómate un tiempo para analizar las sensaciones que te producen las actividades que realizas.

Claro, porque quizás estás cansado de tanto trabajar pero feliz por estar haciendo algo que te gusta, o crees que no tienes tiempo para nada cuando has elegido una carrera que te fascina. Algunas personas, por ejemplo, funcionan mejor cuando están al borde de la fecha límite, y ese tipo de estrés es el que les da la motivación para seguir adelante. Si estás repleto de tareas, empieza a delegar, date tiempo para disfrutar de las cosas lindas de la vida.

Añade más adrenalina a tu cerebro: Más allá del ejemplo de lanzarse en paracaídas, existen otras opciones que puedes llevar a cabo en tu casa u oficina, y no tiene que ser algo tan radical. La idea es que tu cerebro se despierte un poco y te ayude a atravesar los obstáculos. Muchos pensarán en un café bien cargado, pero esa no es la respuesta más sana que podemos encontrar. Por ejemplo, puedes optar por un té, un zumo de naranjas, un puñado de frutos secos, una caminata por el parque, saltar en tu oficina, ponerte a bailar, aumentar el volumen de la música, etc. La adrenalina incrementará el sentido de alerta y eso mejorará tu memoria y el funcionamiento de tu cerebro.

Aprovecha el estrés laboral de corta duración: Se refiere a los casos de estrés de hasta dos horas seguidas. Por ejemplo, hablar en público, tener una reunión con tu jefe o hacer una exposición oral en la Universidad. Las pequeñas dosis de estrés que le aportamos al cuerpo reducen los daños en el ADN de las células. Un poco de estrés le estará ofreciendo a tu organismo un mensaje claro: “debes despertarte”. Esto hará que se encuentre más activo, a la defensiva, listo para actuar.
Los estudios han indicado que el estrés de corta duración mejora el sistema inmune, nuevamente, debido a la hormona cortisol.

Recupérate: Si has pasado por un episodio de mucho estrés laboral, es momento de que te tomes un descanso. Tras estar bajo presiones, obligaciones y tareas excesivas en un cierto período, irse de vacaciones es vital si no quieres que el estrés empiece a pasarte factura, como se dice popularmente.
Si no tienes la posibilidad de viajar, al menos quédate en casa el fin de semana para dormir, mirar películas, sentarte en el sofá a leer, charlar con tu pareja, estar en el jardín cuidando las plantas, jugar con tus hijos, preparar una comida bien elaborada, etc. Nada de relojes, horarios, planes... que la vida fluya durante dos días es una buena manera de reducir el estrés de toda la semana.

Pero no todo se reduce a dormir y dormir. Puedes aprovechar el estrés laboral de una manera más activa. ¿Cómo? Haciendo ejercicio, por ejemplo. La energía que se ha acumulado en tu cuerpo producto de las presiones y las actividades pueden eliminarse con un deporte. ¿Los mejores? Todo depende de cada uno, pero por ejemplo, el boxeo, las artes marciales o el spinning son buenas actividades.

Sin dudas, hemos creado un monstruo a partir de lo negativo del estrés, y no nos damos cuenta de que también nos puede ayudar en nuestro día a día. Aprovechar el estrés laboral es posible y ahora ya tienes muchos consejos para dejar de lado los preconceptos.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Aprovechar el Estrés Laboral, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social