Cómo aprender a olvidar

¿Cómo olvidar?

Vaya tema el que estamos abordando hoy: aprender a olvidar. La verdad es que no hay una técnica científicamente comprobada, ni hay un medicamento o píldora mágica que nos permita liberarnos de los recuerdos e ideas que constantemente nos acosan, pero sí tenemos -por fortuna- algunos buenos consejos para facilitar este proceso natural de nuestras mentes.

Olvidar para aprender a olvidar

Así de simple como suena: el primer paso y la piedra angular para el olvido es olvidar. Si tienes el tema en mente de manera constante te será sumamente difícil, si no es que imposible olvidarlo.

Esto suena bien en la teoría, claro, pero en la práctica es una cuestión que merece un poco de labor. Es que no logramos olvidar a placer o, mejor dicho, quienes ostentan la capacidad de olvidar a placer son justamente los más perjudicados por los estragos del recuerdo. No están olvidando, están negando, reteniendo y, por decirlo de un modo más mundano: están "mirando hacia el otro lado".

Parte del olvido es la aceptación. Negar la existencia de ese evento que te hirió, de ese factor que te propició malos momentos, no es la mejor de las ideas. En lugar de negarlo, de obviarlo, debemos trabajar en aceptarlo como parte del pasado.

La popular frase de "lo pasado, pisado" es más cierta que nunca. No podemos modificar el pasado: no hay modo de volver atrás en el tiempo. Partir de esta concepción es el primer paso hacia el olvido. Una vez que comprendas ese evento como parte de un pasado innegable e imposible de modificar, pues podrás aprender lo que debes aprender de ello, y dejarlo ir.

Aprende y acepta que, por mucho que te haya herido, es un evento que ya pasó. Nada cambiará cuánto te hirió, cuán mal la pasaste con ello. Sólo resta seguir avanzando.

Técnicas para aprender a olvidar

Una vez que has aceptado el evento o hecho, que hayas aprendido lo necesario y que estés listo para dejarlo ir, llega el turno al paso más importante: aprender a no recordarlo.

Hay diversas técnicas que puedes poner en marcha para aprender a olvidar. Una muy difícil pero efectiva es no pensarlo. Si lo tienes en mente no podrás olvidarlo. Por ello, proponte pasar un día sin hablar del hecho, luego dos días, luego tres, hasta que ya no hables de ese suceso, objeto, persona o de lo que sea que necesitas olvidar.

Luego de no hablar de ello, comienza a desterrarlo de tus pensamientos. Cuando te des cuenta de que estás pensando en ello, oblígate a ti mismo dejar de pensarlo. "No, no pensaré en esto" y cambiar el tema del pensamiento es el camino más acertado.

Técnica de condicionamiento para olvidar

¿Buscas una solución rápida? Entrénate en un condicionamiento que te obligue a no pensarlo. Coloca una banda elástica en la muñeca o en el tobillo y, cada vez que notes que estás pensando en el hecho, estira el elástico y suéltalo, provocándote cierto dolor. Sin mayores pensamientos asociados, tu mente asociará a ese pensamiento con un estímulo de dolor, y pronto aprenderá a evitar pensarlo.

Lo importante aquí es olvidar. Y, para olvidar... no hay nada mejor que dejar de recordar. Lógico, simple y efectivo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo aprender a olvidar, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?
10 valoraciones.
El 90% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social