¿Cómo Apreciar lo que Tengo?

¿Cómo puedo Apreciar lo que Tengo?

"No debo esperar a perderlo para apreciar lo que tengo, debo hacerlo desde hoy, y cada día de mi vida". Esta es la manera de experimentar sensaciones más completas, más satisfactorias, lograr relaciones más profundas y poner en perspectiva cada aspecto de tu vida, en lugar de agobiarte a diario por eso que te falta, o aquello que podrías haber tenido pero que ya no.

Por fortuna, apreciar lo que tienes es un ejercicio simple, que sólo requiere disponerte a ello, analizar cada relación, cada elemento y cada situación de tus días para darles su justo valor. Muchas frases populares nos lo recuerdan, con verdades tales como “duele porque está curando” o “si hay angustia es porque hay emoción”. En pocas palabras, “si late es porque está vivo”, y ese es el motor que ha de impulsarte para valorar lo que tienes en lugar de concentrarte en lo que no.

Ejercicios para apreciar lo que tienes. Método para apreciar lo que tengo. Valora lo que tienes cada día

© Depositphotos.com/tizianella

Imagen 1. Los niños son grandes profesores que nos enseñan a apreciar lo que tenemos en las cosas pequeñas, y también en los grandes valores.

Prestar atención a lo que está

Si pasas tus días lamentando ese coche que pudiste haber comprado, mejor que el que tienes hoy, seguro que lograras una mala relación con tu vehículo. Cada día te sentarás detrás del volante y lamentarás que no tiene el control de crucero, o el comando de teléfono a mano, o que no tiene una pantalla con sistema de navegación integrado como sí tenía ese otro coche que ibas a comprar y que no pudiste. Pero, ¿adivina qué? Al hacerlo, sólo estas despreciando tu coche, viejo pero confiable, y que ciertamente facilita tu vida.

No se trata de concentrarte en lo que “pudo ser” o en lo que “ya no es”, sino en fijarte en lo que es, lo que está. Esa persona a la que extrañas tanto ya no está en tu vida, por el motivo que fuera (se mudó a otro país, nuestras relaciones se enfriaron, falleció o simplemente la vida nos alejó). Es normal extrañar, está bien recordar los viejos tiempos, pero sólo por un minuto: apreciar lo que tienes te recuerda que es mucho más importante (y útil) fijarte en las personas que sí están a tu alrededor, que sí te permiten gozar de su compañía y recibir su amistad o su amor.

Ejercicios para apreciar lo que tienes

Hay muchos ejercicios que puedes aplicar aquí. Una buena manera es imaginar. Dedica algunos minutos de tu semana a crear una lista de lo que “tienes”: trabajo, salud, amor, o detallando aún más como “tal coche” o “tal persona”. Sí, aquí hablamos de “tener” como de “compartir”, no en el sentido de la posesión, sino de –por decirlo de algún modo-, “tener a mano” o “tener cerca”.

Lee la lista de lo que “tienes”. Piensa en ello. En las personas que ves allí, y lo que significan para ti, en esos objetos y cómo facilitan tu vida. No te fijes en los problemas, en las peleas, en todo el potencial que podrían tener y que no tienen. Sólo dedica unos segundos a cada línea de tu lista, pensando en cómo mejora tu vida tenerlo, compartir con esa persona, poder utilizar ese objeto.

Ahora llega el momento de aprender a apreciar lo que tienes en verdad: piensa en que esa línea, ese ítem de tu lista ya no está en tu vida. Te hubiera gustado tener el coche nuevo, pero tienes el que tienes, y ya; ahora piensa en que no lo tienes más. Y que cada mañana debes levantarte de la cama una o dos horas antes para ir a tomar el tren, atestado de personas, incómodo, a veces hasta de pie. Al llegar a la ciudad debes caminar 15 manzanas para llegar a tu oficina, y el regreso a casa demora una a dos horas más que lo que sería usando tu viejo coche. ¿Ya comienzas a comprender el sentido del ejercicio?

Haz lo mismo con las personas, en especial cando tengas dificultades o peleas. "Mi pareja no coopera en el hogar, deja su ropa en el suelo, no ordena sus cosas ni corta el césped". Es fácil concentrarte en eso y quejarte. Ahora debes contemplar que tu pareja ya no está, y que con su partida también se terminaron esos comportamientos que tanto te molestan… pero ahora tampoco tienes con quién desayunar por las mañanas, ni quién sostenga el bote de la basura mientras atas la bolsa. Incluso puedes hacer el ejercicio cuando estés de viaje o ausente: intenta hacer las cosas que suelen hacer de a dos, pero a solas, y luego valora cuál de las dos situaciones prefieres.

Mi perro daña el césped, pero cuida del hogar en mi ausencia; mis hijos desordenan y ensucian, pero alegran mi vida con su energía; mis vecinos espían por las ventanas, pero es reconfortante saber que tengo a quién acudir si tengo necesidades. Apreciar lo que tienes es, también, aprender a aceptar las fallas, las carencias y los pequeños defectos de todo y en todos, y compensarlos con el bien que hace a tu vida tenerlos cerca.

Aprender a apreciar lo que tienes es darle el valor a las cosas, a los sitios, a las situaciones y –principalmente- a las personas, y sólo requiere de un pequeño ejercicio y de mucha dedicación, para vivir una mejor existencia y tener, cada día, más felicidad.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Cómo Apreciar lo que Tengo?, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social