Cómo Alquilar un Piso en Vacaciones

Consejos para Alquilar en Vacaciones

Estamos organizando nuestro viaje de verano y no queremos (o no podemos) pagar un hotel. Muchas personas eligen alquilar un piso en vacaciones porque puede ser más asequible que otra opción, tiene todo lo que se necesita para pasar unos días maravillosos, y también para ahorrar en comida, ya que cuenta con cocina, utensilios, nevera, etc.

Alquilar en vacaciones (puede ser no sólo un piso sino también una casa, una estancia, una cabaña), es una alternativa para aquellos que desean disfrutar de la libertad de no tener que cumplir un horario para el desayuno, por ejemplo, ni estar pensando en dónde dejar las cosas de valor cuando entran a limpiar el cuarto.

Consejos para alquilar pisos en vacaciones. Qué debe tener el contrato al alquilar un piso en vacaciones. Alquileres de pisos para vacacionar

© Depositphotos.com/paulprescott

Imagen 1. Elige el piso que más se adapte a tus necesidades. Fíjate en los servicios, el espacio, la distancia al centro, los medios de transporte, etc.

Para alquilar un piso existen diferentes alternativas. Una de ellas es ir a una inmobiliaria, la segunda es ojear los anuncios en los periódicos, y la tercera es buscar en los portales web. Esto se puede hacer antes de salir de casa o al llegar a destino. Se aconseja la primera opción, porque ya nos aseguramos lugar, sobre todo si vamos en temporada alta.

El contrato de alquiler

Si bien podemos pensar que alquilar en vacaciones es algo informal y de “palabra”, esto no es así, o no debería serlo. Si acudimos a una inmobiliaria serán más formales y serios en cuanto a contratos, pero también el precio será diferente (se suma un porcentaje por el servicio profesional).

Si optamos por alquilar un piso en las vacaciones al dueño directo, igualmente nos tiene que ofrecer un papel firmado donde indique ciertas cuestiones importantes. Lo mismo si buscamos en un portal de internet; debe ser uno con experiencia y buena reputación, que nos aporte documentación que avale nuestro pago y donde se detallen las características de la renta.

Una vez que has seleccionado el piso, el siguiente paso es pagar una seña, que suele ser del 20% del total de la transacción. Esto garantiza que durante los días que quieres permanecer en la vivienda nadie más la ocupe. La suma debe ser descontada del contrato al momento de saldarlo, es decir, el primer día que llegamos al lugar.

La manera más habitual de alquilar en vacaciones es hacer una transferencia bancaria, ya que es más seguro y nos quedará el comprobante de la operación. Además, teniendo en cuenta que es mejor buscar alojamiento desde casa y no una vez que llegamos a destino, nos evitamos inconvenientes desde nuestra llegada.

El tercer paso es el contrato. Esto es algo muy importante que no todos tienen en cuenta por hallarse de vacaciones o por considerar que no será necesario. En este documento se detallan cuestiones que evitarán todo tipo de problemas, siendo además una especie de “seguro” si algo ocurre, tanto con el inquilino como con el dueño de la vivienda.

El contrato de alquiler temporal para vacaciones debe contener, por lo menos, lo siguiente:

- El nombre de ambas partes (propietario e inquilino)
- La identificación de la propiedad (dirección)
- El valor del alquiler
- La cantidad de días en que el arrendatario la utilizará
- Los servicios que incluye esta transacción (limpieza, gastos de electricidad, agua, gas, si se ofrece el desayuno, internet)

Algunos contratos también incluyen una lista con los utensilios o elementos que se encuentran al momento del alquiler, como pueden ser la ropa de cama, las toallas, los artículos de la cocina, etc.

3 claves para alquilar un piso en las vacaciones

Mucho antes de la seña y el contrato, tienes que estar seguro de que esa vivienda es ideal para ti. Ten en cuenta los siguientes consejos para rentar un piso en vacaciones:

1. Decide el tipo de piso que quieres rentar: Depende de muchos factores, como la cantidad de personas que permanecerán allí, las actividades que realizarán, las edades, cuánto tiempo estarán en el exterior, etc. En la mayoría de los casos no nos importa que sea pequeño el lugar, siempre y cuando sea cómodo y tenga todos los servicios. Si viajas con niños, trata de que tengan un espacio separado, igual que si vas con otra pareja, que cada cuál tenga su habitación (y en lo posible su baño).

2. Verifica que se adapta a lo prometido: Antes de alquilar sería bueno echar un vistazo al piso, para cerciorarse si realmente es como se ve en las fotografías de Internet o de la Inmobiliaria. Fíjate en los servicios, el espacio, la distancia al centro, la playa, los medios de transporte, el estado del inmueble, etc.

3. Negocia las condiciones: En algunos casos, puedes llegar a un acuerdo en cuánto al valor de la renta o a algunos servicios ofrecidos. No olvides pedir que todo quede plasmado en el contrato. No lo firmes antes de estar 100% seguro de lo que dice en este documento.

Para alquilar un piso en las vacaciones debes realizar una investigación previa y ser organizado. A menos que quieras pasarte el primer día de tu estancia yendo de aquí para allá buscando un sitio para dormir y quedarte, la mejor opción es que ya esté reservada la vivienda antes de salir de casa.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Alquilar un Piso en Vacaciones, te sugerimos que visites nuestra sección Viajes y Recreación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social