Cómo Aceptar que todo tiene un Final

Aprender a aceptar el final

Dalmiro Sáenz, notable escritor, alguna vez publicó un singular libro titulado "Carta abierta a mi futura ex mujer". Allí le hablaba con amor a su mujer actual, comenzando su relato por la explicación de semejante título. En su relato indicaba que, en algún momento, ella iba a ser su ex mujer. Fuera por separación, o fuera por la muerte de alguno de ellos, nada impediría que, en algún momento de la vida, esta pareja llena de amor se separaría, al menos físicamente.

El autor se adueñó de una verdad inapelable: en algún momento las cosas se terminan. Puede ser que terminen bien, o que terminen en una pelea, en un cambio de filosofías, en la ausencia de aquel amor, o en la muerte y la separación física. Alguien querido vivirá siempre con nosotros, en nuestro corazón, pase lo que pase. Pero cuando las relaciones encuentran su final, es difícil comprender eso en su profundidad.

El final es inevitable

El fin de algo es inevitable. Los artefactos y electrodomésticos tienen una vida útil, el tanque de gasolina se consume, el tiempo se pasa sin vuelta atrás y, finalmente, la vida misma tiene una fecha de vencimiento. No buscamos ser fatalistas con ello, sino que comprender la mortalidad puede ser la piedra angular para la aceptación del final de las cosas, incluyendo las maravillosas relaciones cuyo final te cuesta asimilar.

El final de las cosas no significa su inexistencia, sino su final, valga la redundancia. Cuando una relación termina, es importante reconocer el tiempo pasado. Incluso cuando una relación ha finalizado en malos términos, con rencores y malas emociones de por medio, en algún momento tu corazón recordará los buenos tiempos pasados como experiencias que sumaron a tu vida.

Dejar el pasado atrás

Cuando comiste la última cucharada de jalea del frasco, seguramente no te pones a llorar pensando en que ya nunca volverás a disfrutar de la mermelada. Probablemente salgas a buscar más, o laves el frasco para llenarlo de otras cosas. No te quedas pensando en aquella mermelada que comiste alguna vez, ni dejas de probar otros sabores, otras marcas, o un nuevo frasco de la misma mermelada: has disfrutado, aprendiste algunas buenas recetas que puedes preparar con ella, y sigues tu vida mucho más enriquecido.

Esta es una comparación algo extrema cuando la hacemos en relación a una persona. Pero, a final de cuentas, es verídica y válida. Cuando finaliza una relación (una pareja, una amistad, la relación que fuera) debes recordar lo bueno como experiencias enriquecedoras, y debes tener en cuenta lo aprendido de lo malo, sin quedarte pensando todo el día en aquella persona que se fue. Y seguir así tu vida, quizás con otra persona o quizás no, pero sin esa compañía que, como tantísimas otras personas de este mundo de miles de millones de habitantes, no forman parte de tu vida en una manera activa y presencial.

A fin de cuentas, y en palabras del escritor: todos somos futuros "ex" de alguna otra persona, por el motivo que fuera, y aceptarlo nos permite disfrutar más del hoy y dejar ir lo que ya es parte del pasado.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Aceptar que todo tiene un Final, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?
6 valoraciones.
El 83% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social