Cómo Colorear Flores Blancas

Cómo Dar Color a las Flores Blancas

Seguro has ido por la calle y te has encontrado con un puesto de flores que luce rosas azules, violeta y hasta multicolor, y te has preguntado cómo colorear flores blancas. ¡Pues aquí te brindamos el método!

Prueba con este experimento y crea tus propias versiones que combinen con la decoración de cada uno de tus ambientes, o con tu ropa, y hasta con los colores de una fecha especial. ¡Será muy entretenido!

¿Qué flores se pueden colorear?

En primera, las flores que quieras teñir necesitan ser bancas, o al menos de colores tan claros como puedas, como amarillo y rosa pálido. Esto permitirá que el tono se aprecie mejor y sean más llamativas.

Las mejores flores para colorear con estas técnicas, y que también son fáciles de encontrar en cualquier ciudad (y hasta en tu jardín) incluyen:

Colorear flores blancas para decorar. Técnica simple para colorear flores. Pasos para darle color a las flores blancas

© Depositphotos.com/TeriVirbickis

Imagen 1. Para un efecto único, corta el tallo en tres y pon dos en agua con colorante y uno en agua sola.

- Clavel (Dianthus caryophyllus)
- Crisantemo (Chrisanthemum morifolium)
- Gerbera (Arnica gerbera y Gerbera linnaei)
- Hortensia (Hydrangea macrophylla)
- Margarita (Chrysantemum leaucanthemum)
- Rosa (familia Rosacea, género rosa,  cualquier especie de color banco)
- Zanahoria (flor de zanahoria – Daucus carota)

Método para colorear flores blancas

En este artículo aprendimos a colorear rosas blancas, sumergiéndolas en agua con colorante vegetal. Esta sigue siendo la técnica más fácil y eficiente para lograrlo, pero hoy queremos enseñarte a combinar colores también, para obtener flores multicolor y personalizadas a tu gusto.

Primero, necesitas tener el colorante. Una solución muy práctica es usar colorantes vegetales de uso gastronómico, tanto líquidos como también en pasta o gel. Estos se deben disolver en agua bien caliente, para asegurar que no haya cúmulos que afecten el resultado final. También puedes usar colorantes caseros a partir de alimentos, más naturales y con tus propias versiones.

Además, necesitarás por cada flor la cantidad de pequeños vasos o contenedores de vidrio como colores quieras dar a tu flor, agua caliente, un trozo de plástico negro (una bolsa de residuos servirá), un pequeño pincel, cinta adhesiva o papel film de cocina, tijeras o cuchillo de buen filo, y una espátula o cuchara para revolver.

Cómo darle color a las flores

Define cuántos colores querrás darle a cada flor, y reúne los materiales adecuados, incluyendo los vasos o contenedores (los descartables sirven bien, y son más delgados), los colorantes, y todo lo que necesites. Para facilitar el ejemplo, digamos que teñiremos una gerbera blanca con cuatro colores.

Prepara primero el agua caliente con los 4 tonos de colorantes, uno en cada contenedor, y ubícalos formando un cuadrado en la mesa. Sujétalos con cinta adhesiva alrededor, para que no se separen o caigan. Usamos agua bien caliente para disolver los colorantes, pero también para que, al momento de sumergir el tallo, se propicie un efecto llamado “transpiración” que mejora el resultado de nuestro proyecto.

Toma la flor y corta sólo un centímetro de su base, para eliminar cualquier sequedad o endurecimiento. Procura dejar los tallos tan largos como puedas, para luego recortar el sector inferior en donde haremos esta técnica.

Usando el cuchillo o las tijeras, divide los últimos 10 centímetros del tallo, aproximadamente, en 4 piezas. Adapta esta altura de acuerdo a los vasos que estés usando. Luego, sin dejar que el tallo vivo expuesto tome aire, envuelve con plástico negro las partes que no vayan a quedar sumergidas, dejando libre sólo el sector que quedará dentro del agua coloreada. Fija con cinta adhesiva o papel film.

Toma una pequeña cantidad del colorante sin disolver, y “pinta” un poco de la parte expuesta de cada sector del tallo. Esto potenciará aún más el color. Luego, sumerge cada corte en cada vaso con el agua caliente coloreada. Deja que, con el paso de las horas (a veces: días) el proceso de transpiración permita que el agua pase por el tallo y hacia los pétalos, logrando combinaciones increíbles.

Puedes dar tantos colores como puedas. Conforme la flor vaya absorbiendo el líquido, agrega un poco más de agua caliente o sumerge los cuatro vasos unidos en un cuenco con agua caliente para que no pierda temperatura.

Una vez que estés conforme con el resultado, prepara el florero donde vayas a lucir tus flores con agua templada, y tómalas de a una. Corta el sector con el plástico, haciendo un corte inclinado justo por encima, y pasa la flor rápidamente al agua.

Con esta técnica para colorear flores blancas podrás decorar tus espacios de un modo genial, completamente personal, ¡y sumamente original!

Si deseas leer más artículos similares a Cómicos Colorear Flores Blancas, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social